A un emoticón de ser millonario

Hace unas semanas mi hermana recibió un mensaje de una amiga a quien no había visto hace ya un buen tiempo. Según cuenta mi hermana, su amiga se escuchaba muy entusiasmada mientras le explicaba el negocio millonario al que la estaba invitando. Según ella, mi hermana no tendría que hacer nada más que poner una cantidad mínima e invitar a toda la gente que pudiera, lo cual sería muy fácil debido a la gran oportunidad que representaba esta idea millonaria. Después de mucho reflexionar, mi hermana desistió y su amiga no insistió más. Sin embargo, la duda queda: ¿será que estas cadenas de abundancia son realmente una idea millonaria?

Seguramente has escuchado hablar de ellas, o tal vez ya te hayan invitado a una. Las cadenas de la abundancia, flor de la abundancia, fuegos de la abundancia, etc. son esquemas piramidales que funcionan gracias a que nuevos miembros entregan su dinero a los miembros más antiguos del grupo. Por otro lado, tienen que reclutar a otros miembros para poder a su vez recibir el dinero que les pertenece y seguir contribuyendo a nutrir el círculo de miembros, que de igual manera entregan su dinero a los miembros más antiguos o que están en la cima de la pirámide, como lo quieras ver. Estos son sistemas que se alimentan de los ingresos de nuevos miembros, y sólo así pueden sostenerse por un tiempo.

La ventaja es sólo para los primeros miembros del grupo, ya que ellos reciben lo que los nuevos miembros van aportando, pero con el paso del tiempo se vuelve más difícil reclutar a nuevos integrantes y el sistema colapsa. Además de que los nuevos miembros no verán una recompensa y por consiguiente no estarán motivados para reclutar nuevos miembros, hasta que finalmente terminan saliendo. Es en este momento en dónde sólo los primeros terminaron ganando de sus reclutados, pero nada más.

Este tipo de esquemas son muy similares a los esquemas piramidales y de inversiones fraudulentas, en donde se espera una gran ganancia en muy poco tiempo y sólo los primeros miembros reciben las ganancias prometidas. En este corto tiempo inicial de éxito de dicho esquema, los miembros aprovechan para promover acerca de los grandes beneficios del esquema, pero conforme el tiempo pasa, y nuevos miembros se integran, va siendo más difícil pagar a todos los mismos rendimientos.

Estos sistemas pueden mantenerse sobre 2 premisas:

  1. Que los miembros del esquema no hagan retiros de sus supuestas ganancias y que estas solo sean en papel, pero nunca convertidas a efectivo o transferidas a sus cuentas bancarias.
  2. Que el reclutamiento de nuevos miembros sea constante y que su ingreso signifique nuevas entradas para el esquema, estas entradas pueden ser en forma de compra de membresías, paquetes de introducción o compra de un stock inicial.

Este tipo de esquemas se ve también en varios tipos de empresas, principalmente en aquellas que tienen ventas de productos por catálogo y que se requiere del cobro de una cuota inicial y del reclutamiento de otras personas para poder mantener ciertos privilegios o bonos de productividad.

En estas empresas los miembros compran productos para su consumo, realizan ventas o reclutan a más vendedores que quedan bajo su liderazgo y cuyas ventas van dejando ingresos a los miembros que los reclutaron.

El esquema Ponzi

Charles Ponzi era un inmigrante italiano que en los años 1920’s, en Boston, montó un esquema de inversión en el que pagaba altos dividendos, de hecho eran tan altos que varias personas le otorgaban sus ahorros de varios años para poder entrar al esquema. Su promesa era entregarte rendimientos sobre tu inversión, de un 50% a un plazo de 45 días, y a un plazo de 90 días el 100%. Su éxito fue tal que montó oficinas en otras partes de la costa este y fue uno de los mejores clientes del Banco Hanover, un pequeño banco de Boston en los Estados Unidos.

Ponzi regresó a los primeros inversionistas las utilidades prometidas y estos ayudaron a esparcir la voz del gran negocio que significaba invertir con él. Llevados por la ilusión de hacer crecer sus ahorros, muchas personas, entre ellos pequeños comerciantes, chicos vendedores de periódicos, su cuñado, la policía y la clase alta de Boston invirtieron con él. Muy pocos intentaron retirar su dinero, con la esperanza de verlo crecer aún más, aunque esto sólo fuera en el papel, ya que no había rendimientos reales, sólo se utilizaba el dinero de los nuevos inversionistas para pagar a quienes pedían retirar sus ganancias.

Periódicos como el Washington Post investigaron y publicaron reportes sobre Ponzi y su historia fraudulenta en Canadá, las sospechas se levantaron con las autoridades debido al éxito del negocio y a que para ese tiempo era muy poco común entregar rendimientos como el que la empresa de Ponzi estaba otorgando. Las inversiones más altas rendían un 5% anual con los bancos de la región.

Su operación finalmente terminó por dejar a más de 15,000 inversionistas con una pérdida de 20 millones de dólares.

Las autoridades investigaron y encontraron a Ponzi culpable, quien cual pasó varios años en prisión, al ser liberado viajó por otros sitios en Estados Unidos, incluyendo La Florida, en donde vendió lotes pantanosos que prometía serían una gran inversión en un corto plazo. Después de volver a pisar la cárcel varias veces más, terminó viviendo pobre en un asilo de asistencia social en Río de Janeiro, Brasil, donde murió en 1949.

El esquema de inversión Ponzi fue tan famoso que hoy se conoce como Esquema Ponzi a todas las actividades fraudulentas que tienen características similares.

En el año 2008 Bernard Maddoff ejecutó un fraude similar que provocó pérdidas por 18 mil millones de dólares a 24,000 inversionistas. La suya fue una de las estafas más grandes realizadas a la fecha.

En México se han suscitado historias similares; en el año 2014 la Financiera Ficrea, terminó defraudando a 6,000 personas por un monto de 6 mil millones de pesos. En menor escala recuerdo que en mi ciudad natal también llegaron a la colonia unas personas muy amables que fabricaban quesos y que contaban de su experiencia de ganar mucho dinero a través de esta actividad y querían hacer partícipes de esta experiencia y compartir parte de su negocio y de sus ganancias a sus vecinos, que al poco tiempo empezaron a invertir y obtener ganancias como nunca antes habían visto, lo que llamó a vecinos de otras colonias a querer invertir en estos quesos. Finalmente, un día la casa donde vendían los quesos quedó vacía, nadie atendía la puerta, las personas de los quesos habían desaparecido y con ellos el dinero que varias personas habían invertido.

¿Qué es lo que tienen todos estos casos en común?

La principal característica que tienen estas estafas es que fueron realizadas por personas en las cuáles los inversionistas confiaban.

Es por este motivo que las autoridades deben estar involucradas en todos las actividades de empresas financieras, para que la regulación no permita que utilicen los recursos de sus inversionistas en actividades fraudulentas, ilícitas, de alto riesgo o para beneficio únicamente de sus directivos.

En México, la Comisión Bancaria y de Valores es la encargada de supervisar estas instituciones y las nuevas empresas deben estar registradas ante ellas. Aunque esto no es una garantía infalible, por lo menos sabrás que sus operaciones están siendo supervisadas y que es menos probable caer en una empresa fraudulenta.

¿Qué tienen de similar las cadenas de WhatsApp con estos casos?

De hecho, las cadenas de Whatsapp son un poco más honestas que estos esquemas, ya que no te están prometiendo un retorno de tu inversión con rendimientos superiores a los habituales, te dicen abiertamente que recibirás el dinero las personas que van entrando a la cadena y estas a su vez de los nuevos miembros. Es como pedir una donación a alguien más, que no verá su dinero regresar hasta que no lo pida de otra persona.

Ten cuidado con las inversiones que prometen grandes rendimientos

Todas las inversiones que prometen rendimientos superiores al 12% tienen una gran probabilidad de obtener sus ganancias de 2 fuentes:

  1. Actividades ilícitas. Actividades cuya prohibición por las leyes de un país, hace increíblemente alto en rendimiento debido al riesgo que implica realizarlo.
  2. El efecto de utilizar el dinero de los nuevos inversionistas para pagar a los primeros inversionistas.

Claro que no en todos los casos un rendimiento superior al 12% anual significa que pueda existir un fraude, sólo que siguiendo la lógica que tienen las estadísticas de las nuevas empresas y proyectos emprendedores, dónde sólo 4 de cada 10 tienen una probabilidad de éxito, esto significa que no todos los proyectos son tan increíblemente únicos y exitosos como para entregar rendimientos tan altos.

Con esto no te pido que seas pesimista frente a cada cadena de Whatsapp o proyecto de inversión que se te presente, sólo te sugiero que seas precavido y que analices todas las justificaciones, y sobre todo que exista claridad en cómo se obtienen los rendimientos.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?