¿Cómo difieren de las de los hombres?

En una era en la que la igualdad entre hombres y mujeres es prioritaria para nuestra sociedad, aún existen ciertas diferencias tangibles, y una de ellas es la cantidad de dinero que recibimos por nuestro trabajo y por ende el manejo de las finanzas personales.

Las mujeres y sus finanzas a través del tiempo

Es un hecho que las mujeres son ahora más autónomas que en décadas pasadas. Aún cuando una cantidad considerable de mujeres se queda en casa y se hace cargo del hogar, muchas veces son ellas las que llevan las riendas y la administración de las finanzas familiares.

La situación familiar ha cambiado mucho a través de los años y las nuevas generaciones tienen una concepción distinta y mucho más equitativa de la colaboración en el hogar en varios sentidos. En el pasado las mujeres se desempeñaban como amas de casa y no contribuían económicamente. A su vez, el proveedor del hogar era el hombre, quien semanalmente daba una cantidad de dinero a su pareja y no compartía más información acerca de sus ingresos.

Actualmente, tanto el hombre como la mujer cuentan con las mismas oportunidades de proveer económicamente y de mejorar el nivel de vida de sus familias. Esto ha llevado a que ambos miembros de la pareja tengan una vida financiera independiente, incluyendo gastos, deudas y ahorro.

¿Por qué nuestras finanzas son diferentes?

Estos son solo unos datos por los que podemos decir que las finanzas personales de las mujeres deben manejarse de manera distinta y más cuidadosa.

● Esquema de trabajo. De acuerdo con información compartida por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), más mujeres que hombres trabajan en un esquema de medio tiempo, lo cual les lleva a tener un menor ingreso y menos oportunidades de destacar y ser contempladas para puestos directivos.

● Licencia de maternidad. Estas licencias también suelen tener repercusión en su crecimiento dentro las empresas donde laboran.

● Porcentaje de mujeres que trabajan. Por su parte, de acuerdo con datos compartidos por el INEGI el tercer trimestre del 2018, solo el 45% de las mujeres en edad productiva trabajan, a comparación del 78% de los hombres en nuestro país.

● Mujeres que se quedan en casa. Más del 50% de las mujeres en nuestro país se quedan en casa y se hacen cargo del hogar y la familia, por lo que sus finanzas deben manejarse de manera distinta.

● Brecha salarial. En cuanto a la brecha salarial, la OCDE manifiesta que el ingreso anual promedio de las mujeres es 54,5% más bajo que el de los hombres.

Ahora que conocemos un poco más acerca de las situación tanto salarial como de género en nuestro país, podemos hablar de la manera como las mujeres llevan (pueden o deben hacerlo) sus finanzas de acuerdo con sus actividades diarias.

Las finanzas personales y el hogar

Como mencionamos anteriormente, más del 50% de las mujeres se quedan en casa y se hacen cargo de responsabilidades dentro del hogar, tales como la administración del egreso familiar. En este caso, las mujeres no sólo son responsables del buen manejo de sus finanzas personales, sino también de la distribución del ingreso destinado a solventar los gastos familiares. Estas son las recomendaciones que tengo para ti, en caso de que te hagas cargo de la administración de los asuntos del hogar:

● Parte siempre del ingreso, ya sea quincenal o mensual para solventar los gastos que se presentan mes con mes.

● Haz una lista de los gastos fijos: pago de servicios tales como luz, agua, gas, internet, pago por la educación de tus hijos (en caso de tenerlos), pago de vivienda (renta o hipoteca), etc.

● Contempla que hay quincenas en las cuales debes reservar más dinero para los gastos fijos. Por ejemplo, regularmente el pago de los servicios debe hacerse los primeros días del mes, por lo que debes tener el dinero suficiente para solventar la cantidad total que representa la suma de todos ellos. Si la segunda quincena del mes es más baja en cuanto a gastos, no te confíes, recuerda siempre reservar lo suficiente para la siguiente quincena.

● Lo ideal es que dentro del gasto familiar que administras, reserves una cantidad para algún imprevisto que pueda surgir.

A menores ingresos, mejor manejo de nuestras finanzas

La situación económica del país afecta de igual manera a hombres y mujeres, sin embargo, como ya comenté anteriormente, los ingresos de las mujeres suelen ser menores a los de los hombres por distintas situaciones, y los productos que compramos, más caros. Es por ello que la manera como manejamos nuestras finanzas debe ser llevado con mayor cuidado. A este respecto te sugiero:

● Lleva un registro de tus gastos. Esto te ayudará a saber cuales son tus gastos variables y en caso de ser necesario, ya sea con un objetivo de ahorro o previsión, podrías recortarlos o eliminarlos por completo.

● Las compras con tarjeta de crédito. Es muy importante no querer compensar nuestros ingresos con el uso de tarjetas de crédito como si fueran parte de los mismos. Recuerda que cuando utilizas tu tarjeta de crédito este gasto representa una cantidad mayor cuando le sumas los intereses correspondientes.

● Si hiciste compras a meses sin intereses, paga el total de la cantidad comprometida en tu estado de cuenta. Si no logras pagar el total de tus compras, se recomienda al menos cubrir una cantidad mayor al pago mínimo. Recuerda que al pagar el mínimo estarás evitando tener una mala calificación en Buró de Crédito, pero los intereses seguirán acumulandose hasta no ponerte al corriente solventando el monto total de tu deuda.

Las mujeres y las inversiones

Una manera de ver rendir tu dinero es invirtiendo en algún instrumento de inversión. Ya sea en uno que se ajuste a tu perfil de inversionista o bien podrías invertir en un bien raíz, lo más importante es hacer crecer tu patrimonio y evitar gastar el dinero en productos o servicios que no necesitas.

Existen distintos factores que hay que tomar en cuenta una vez que decides invertir:

● Piensa en el tiempo que planeas tener tus recursos comprometidos (corto, mediano o largo plazo). Una vez que has pensado en este primer factor, debes tomar en cuenta los plazos de cada instrumento y el tiempo mínimo necesario para ver rendir tu dinero.

● Cuando recabes información a este respecto y analices todas tus opciones tendrás que decidir cuál será tu rol de inversionista. Este se puede dividir en tres categorías: conservador, moderado o agresivo. Esta división depende del riesgo que estas dispuesta a correr de acuerdo con cada tipo instrumento de inversión.

● Por último, debes tomar la decisión acerca de la cantidad de dinero que quieres invertir.

● Recuerda que para comenzar a invertir, tu economía personal debe tener una base. Asimismo, debes considerar deudas pendientes y gastos fijos.

Las mejores prácticas para un futuro prometedor

1. Anímate a emprender: Siempre existe algo en lo que se es bueno, o bien, algo que nos apasiona profundamente. Existen muchas opciones, de acuerdo con tus aptitudes, para poder lograr tu emprendimiento. Lo ideal es que explotes todo tu potencial y que elijas algo que realmente disfrutes y en lo que realmente creas, para el giro de tu negocio. Si este no es el caso y solamente invertirás en algún producto porque has escuchado que puede resultar buen negocio, debes tener, al menos, cierto conocimiento acerca de dicho producto o servicio, así que, infórmate.

2. Tu objetivo, la autonomía: Cualquiera que sea tu plan, ya sea de emprendimiento o de ahorro, siempre ten en mente las estrategias para vivir sin depender de otros. Una de las mejores maneras de hacerlo es aprendiendo acerca de acerca de finanzas personales y, por supuesto, evitando caer en deudas.

3. ¿Vives en pareja? ¡Comunicate! Te recomiendo comunicar siempre todas las cuestiones concernientes a las finanzas, tanto personales como de pareja. Si por otro lado, los dos se encuentran en una situación financiera estable, lo único que los detiene de tener un buen balance financiero y un sistema de gastos ahorro compartido es ponerse de acuerdo. Platiquen acerca de todos los elementos financieros que quieren compartir. Toquen temas tales como patrimonio y la manera cómo compartirán los gastos de manera justa y equitativa. Con respecto al tema del patrimonio, te recuerdo que las entidades financieras dan más facilidades en caso de querer solicitar un crédito hipotecario o de cualquier otro tipo, en pareja, sin embargo, puedes lograr una inversión así por tu cuenta también.

4. Ahorro para el retiro, piensa en tu futuro. Un plan de ahorro puede brindarte la tranquilidad que necesitarás en un futuro. Ya sea que reserves una cantidad específica mes con mes, o que, si te llega un dinero extra lo mandes directamente a tu fondo de ahorro. La idea es que tengas alguna cantidad que puedas invertir o conservar en alguna cuenta bancaria especial.

Si deseas conocer ideas acerca de distintas formas de emprender o cuales son los primeros pasos para lograr un emprendimiento, o bien, como llevar unas finanzas personales saludables, en Bancompara.mx encontrarás estos y otros temas financieros de tu interés.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?