¿Se pueden heredar las deudas?

Siempre había creído que las deudas no se podían heredar, era un hecho para mí; si alguien moría su deuda, en automático, quedaba cancelada. Así lo creí hasta el año 2009, cuando murió Michael Jackson, y como parte de la encarnizada lucha por su herencia, aparecieron acreedores reclamando deudas millonarias, no sólo particulares, también el Servicio de Recaudación de Impuestos de Estados Unidos.

Muchas personas, al igual que yo, creen que las deudas no se heredan, otras por el contrario creen que las deudas las tienen que pagar los herederos. He presenciado calurosas discusiones al respecto, en las que argumentan que como regla general se heredan los derechos y obligaciones que constituyeron el patrimonio de la persona fallecida, por lo cual la calidad de deudor se traslada, una vez surtido el proceso de sucesión, a los herederos.

Entonces, si tú eres de los que creía, al igual que yo, que las deudas no se heredan, estás equivocado, pero también tienes razón. Hay deudas que se heredan y hay otras que no. Voy a empezar con las buenas noticias, las deudas que no se heredan.

Deudas que no se heredan.

Los créditos hipotecarios, de auto y tarjetas de crédito, adquiridos con entidades financieras, normalmente cuentan con un seguro que cubre la deuda cuando el titular fallece, por esta razón, los familiares no están obligados a pagar las deudas del finado, pero existen excepciones.

Una de las excepciones es que los créditos deben estar al corriente en sus pagos, en caso de haber un atraso mayor a tres meses, el seguro no cubrirá la deuda. Si tienes un crédito vigente actualmente, te recomiendo revisar el contrato para que sepas si esta cláusula aplica a tu crédito.

Otra excepción muy común en los créditos bancarios es: el seguro no cubrirá los cargos hechos a la tarjeta de crédito si se hiciera uso de ella después de la fecha de defunción del titular. Es importante que canceles los cargos automáticos a la tarjeta y en caso de haber una persona adicional asociada a esta cuenta, que no haga uso de ella.

Ahora que ya estás tranquilo, tienes que saber que no todo es automático y deberás notificar a las entidades financieras del deceso de la persona para que cierren las cuentas. En el caso de las tarjetas de crédito, debes tener presente que el proceso para llevar a cabo estos trámites dependerá de la Institución Financiera y el tipo de tarjeta de crédito que tu familiar haya contratado.

Pero en general es un procedimiento sencillo que podrás hacer por teléfono. Si te sientes más cómodo o confiado, acude a la sucursal. No importa cómo lo hagas, te recomiendo tener a la mano tu identificación, identificación del titular de la tarjeta, acta de defunción y paciencia. No demores mucho en avisar a la entidad financiera, sólo tienes 180 días a partir de la fecha del deceso de tu familiar, de lo contrario la institución financiera podrá exigir el pago derivado de las transacciones realizadas. Finalmente, no olvides tomar nota del número de folio que sustenta el procedimiento y el nombre de la persona que te atendió.

En el caso de un crédito hipotecario mancomunado que fue otorgado por una entidad financiera, las dos personas están cubiertas por el seguro de vida ligado a la hipoteca, es decir, en caso de que uno de ellos fallezca, el seguro liquida el saldo insoluto de la deuda siempre y cuando en la póliza del seguro tenga el esquema de cobertura mancomunada conyugal.

Cuando se trata de créditos del INFONAVIT, el seguro cubre únicamente la parte proporcional del adeudo total que estaba cubriendo el cónyuge fallecido. Es decir, si la escritura del inmueble establecía que 50% del valor de la vivienda correspondía a uno de los cónyuges y este fallece, el seguro cubrirá ese porcentaje y el resto tendrá que ser pagado por el otro cónyuge.

En cualquier crédito que adquieras, te invito a que leas detenidamente el contrato, para que sepas qué pasaría en caso de deceso del titular del crédito. En los créditos hipotecarios debes tener especial atención, pues lejos de heredar la seguridad que brinda una casa podrías estar heredado un problema.

Sé que son momentos difíciles, pero tendrás que apresurarte a enviar la documentación necesaria tanto al banco como a las aseguradoras. De lo contrario continuaran haciendo lo cobros mensuales de la hipoteca, y puede que no tengas con qué solventarla. Hazte a la idea de que será una época de muchos trámites, y tal vez esto te ayude a transitar el duelo.

Deudas que sí se heredan.

Ahora pasemos al tema más delicado. Cuando el crédito que tuvo la persona corresponde a un bien que se puede heredar, y no está cubierto con un seguro de vida, el contrato del crédito sí puede afectar, para bien o mal, al heredero.

También hay que tomar en cuenta las deudas que adquirió el fallecido de manera informal. Es decir, con personas o empresas que no vinculan un seguro de vida al crédito. Obviamente, la persona o empresa que reclame el pago de la deuda deberá acreditar que prestó ese dinero, ya sea con pagares o documentos similares. Desafortunadamente, en este tipo de deudas dependerán de la ética o moral del prestamista para tener cuentas claras.

Tarjetas de crédito departamentales no condonan deudas por defunción. Aun así, te recomiendo avisar a la tienda, para evitar que se hagan cargos posteriores, y si lo necesitas puedas solicitar un plan de pagos que te faciliten la vida en esos momentos complicados.

En cuanto a los impuestos, antes que nada, tienes que dar de baja al fallecido en el padrón de contribuyentes. Puede ser que en este trámite te devuelvan dinero por las contribuciones hechas por tu familiar o, por el contrario, que no haya pagado algunos impuestos y tenga deudas con el fisco. En este último caso, tendrás que hacerte cargo.

Ahora ya sabemos que sí hay deudas que se pueden heredar, pero ¿quién es las persona que podría heredar las deudas?

  • El aval. Si firmaste como aval de un crédito y este no está cubierto por un seguro, el aval deberá hacerse cargo del resto de la deuda que esté pendiente.
  • El cónyuge. Como ya mencioné, hay ocasiones en las cuales el cónyuge tendrá que hacerse cargo del porcentaje de deuda por la cual quedó como responsable.
  • El albacea. La persona que encarne esta figura jurídica podrá ser el responsable de liquidar las deudas.
  • Los Herederos. En ocasiones en el testamento se nombra a una o varias personas que serán las responsables de liquidar todas las deudas.
  • El administrador. En caso de que no haya testamento, un tribunal podría nombrar a un administrador de bienes. Él deberá finiquitar las deudas pendientes.

Dado el caso de que seas nombrado en una herencia y haya algunas deudas, no te desanimes, pues no todo son malas noticias, los herederos no están obligados de forma directa a pagar las deudas. Dado que una deuda no se transfiere de padres a hijos, sino que los bienes de los padres son garantía para saldar las deudas pendientes.

Lo más recomendable en estos casos es contactar a un abogado y conseguir amparo legal con el objetivo de aceptar la herencia a beneficio de inventario, por este medio se evita que las deudas afecten tu patrimonio y se elimina la responsabilidad por las obligaciones del fallecido.

El lenguaje de abogado puede incluso ser más complejo que el de los médicos, por eso dedicaré tres párrafos a explicar y ejemplificar el Derecho de inventario.

El Derecho de inventario se incorporó al Código Civil para la Ciudad de México, en este principio se declara que, “El heredero adquiere a título universal y responde de los cargos de la herencia hasta donde alcance la cuantía de los bienes que hereda”.

Supongamos que Rebeca es dueña de un departamento con valor de $10,000,000 de pesos y recibe la triste noticia del fallecimiento de su madre. Su madre le ha dejado una herencia por un valor de $10,000,000 en activos (propiedades, efectivo, derechos fiduciarios, etcétera), pero a su vez tenía $18,000,000 de pesos en deudas.

Rebeca podrá aceptar la herencia de manera simple, lo que implica que tanto los diez millones en activos como los dieciocho millones de deudas, pasan a ser suyos. En ese caso los acreedores podrían exigirle el pago a Rebeca junto con todo lo que sea de su propiedad. En este ejemplo Rebeca tendría que vender los bienes heredados y su propio departamento para hacer frente a las deudas, y sólo le quedarían dos millones de pesos.

Rebeca también tendría la opción de aceptar la herencia, pero invocando el derecho de inventario. En este segundo escenario, las deudas se pagarían únicamente con lo heredado, es decir, los 10 millones de pesos, y no quedaría involucrado el patrimonio de Rebeca.

Recomendación final.

Me atrevería a decir que ninguna familia habla de qué hacer en caso de que alguno de los miembros de la familia muera, es entendible. Pero la muerte de un ser querido es algo que cambia la vida de las personas que le sobreviven y generalmente los temas financieros complican mucho más el momento. Te ofrezco una solución, si es que no estás dispuesto a hablar de estos temas con tu familia.

Todos los contratos y papeles que tengan que ver con créditos, guárdalos en un lugar donde todos los miembros de la familia estén enterados. De esta manera, en caso de que ocurra un evento, sabrán a donde acudir y consultar los contratos.

Además, también te convendría hacer un testamento.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?