No temas a las hipotecas

Hace un par de meses me encontré con un amigo de la universidad que tenía tiempo que no veía. Comenzamos a platicar, supe que tenia 2 hijas, y también que estaba en su segundo matrimonio. Me contó que trabaja para una empresa automotriz y que se siente cómodo con la estabilidad y respaldo que esta compañía les brinda a sus finanzas familiares.

Avanzando con la plática, me enteré de que estaba rentando un departamento en un edifico en una agradable zona de la ciudad, sin embargo, como alguien apasionado por las finanzas personales, me dio mucha curiosidad el saber por qué seguía rentando, dado que me había comentado que la situación económica iba bien y contaba con una estabilidad laboral suficiente.

Su respuesta fue muy sorprendente, yo en primera instancia pensé que podía deberse a frecuentes cambios de residencia por el trabajo, o incluso a que se encontraba en planes de construir algo a su gusto. Pero, contrario a lo que pude imaginarme, lo que el me comentó es que no sentía que los créditos hipotecarios fueran una herramienta buena y que sabía de varias personas que habían quedado arruinadas por caer en las garras de los bancos.

Sé que las instituciones bancarias no son hermanas de la caridad, pero sinceramente tampoco esperaba una visión tan radical de una persona a la que yo considero culta e inteligente y que cuenta con la educación suficiente para poder realizar un análisis un poco más objetivo.

Es por eso por lo que interesándome un poco más en la percepción que tiene mi amigo sobre los créditos hipotecarios, quisiera platicarte un poco sobre algunos mitos que se escuchan en los pasillos de más de un edificio u oficina de nuestro país.

Nunca debes comprar un inmueble con crédito. Es mejor esperar a tener el total del dinero.

El primer mito y el que más ruido me hace. Es cierto que para algunas personas que no están familiarizadas con el Valor Presente, las corridas financieras o las tasas de interés, puede ser algo complicado realizar un análisis matemático de por qué puede ser positivo el tomar un crédito hipotecario.

En primer lugar, una de las reglas para que el financiamiento haga sentido, es que debe ser utilizado en algo que genere valor. Puede ser un negocio, una inversión o en este caso un inmueble. Y si, aunque no lo creas, tu inmueble genera un valor intrínseco llamado plusvalía, que es el aumento del valor del inmueble en el tiempo.

Esto quiere decir, en términos muy simples, que si tu adquieres una casa en una buena zona el día de hoy por 4 millones de pesos, y en un par de años el precio de mercado esta en 4 millones quinientos mil pesos, habrás generado 500 mil pesos por el simple hecho de poseer el inmueble.

Por otro lado, puede ser que busques adquirir el inmueble como inversión, en ese caso, adicional a la plusvalía, puede que obtengas un rendimiento en rentas.

Este es un caso muy interesante, ya que conozco mas de un ejemplo en el cual una persona logró posicionarse de manera adecuada para adquirir un inmueble cotizado mediante una hipoteca. Posteriormente colocó la propiedad en el mercado para renta y logró que la renta que recibe mes con mes cubra prácticamente en su totalidad el monto de pago mensual.

Hablando de esto, recuerdo que a mi abuelita le subieron muchísimo la tasa en la crisis del ´94

En la actualidad prácticamente todos los créditos hipotecarios que ofrecen los bancos son a tasa fija.

Esto quiere decir que si el día de hoy contratas un crédito hipotecario con una tasa de 9.5%, llueva, truene, o tengamos la peor crisis de la historia, tu tasa de interés seguirá siendo la misma.

Anteriormente las tasas que ofrecían los bancos eran variables, y esto es lo que permitió que, en algunos casos, los aumentos en las tasas de referencia del Banco de México, durante algunas crisis que han afectado a nuestra economía, se vieran reflejados directamente en las tasas, no solo de las hipotecas, si no de cualquier crédito con el que contaras.

Aquí hay algo interesante que no mucha gente analiza, ¿qué hubiera pasado si en lugar de una crisis hubiéramos tenido un crecimiento económico extraordinario? Probablemente las tasas de referencia hubieran disminuido y esto hubiera llevado a que el costo financiero de todos los créditos bajara. Es un tema interesante, sin embargo, creo que no hay como tener la certeza de que durante los siguientes 15 o 20 años no estarás expuesto a los cambios en la estabilidad financiera del país.

Una vez que firmas, estarás atrapado los siguientes 20 años

No hay nada más equivocado. Recuerda que prácticamente todos los créditos hipotecarios contemplan pagos anticipados, por lo que ya sea porque tuviste una buena racha y estás listo para liquidar, o porque encontraste una mejor opción hipotecaria, el banco estará obligado a aceptar el pago anticipado del crédito.

En este caso el refinanciamiento es una gran herramienta que te permite aprovecharte de los cambios en la situación financiera, en específico ante una baja en tasas de interés.

En el caso de que esto sucediera, y tu hipoteca se vuelva cara en comparación con el mercado, no te preocupes, siempre estarás en condiciones de aprovecharlo.

También recuerda que, si este fuera el caso, siempre cuentas con Bancompara.mx, quienes son los mayores expertos en crédito hipotecario en México y podrán asesorarte y ayudarte en el proceso para que encuentres una mejor opción hipotecaria.

Es un proceso muy complicado

Nada más alejado de la verdad. La realidad es que adquirir un inmueble a través de un crédito hipotecario puede ser incluso mucho más seguro y sencillo que hacerlo por tu cuenta.

Esto es por un par de razones. La primera es que al ser el inmueble garantía del banco para el pago del crédito, te puedes imaginar que estarán más que interesados en que todos los temas legales e incluso físicos de la casa se encuentren en orden.

Por otro lado, es básicamente el área jurídica del banco en cuestión quienes quedan encargados de elaborar el proyecto de escritura junto con el notario. Y si lo piensas ellos están ahí para cuidar tus intereses como cliente.

Si me va mal, me quitan la casa

En mi experiencia te puedo decir que tanto para el banco como para ti esta es la última opción.

Recuerda que el negocio del banco no es quedarse con casas. Ellos lo que más quieren es que puedas cumplir con el crédito de la mejor manera.

Mucha gente no lo sabe, pero la cartera vencida en un banco conlleva muchas complicaciones, desde procesos adicionales de cobranza, hasta la necesidad de aumentar las reservas de la institución.

Es por esta complejidad por la que, si en algún momento te encuentras en dificultades, lo mejor es acercarte con tu banco y buscar una solución conjunta. Recuerda también que la gran mayoría de los bancos que ofrecen créditos hipotecarios cuentan con seguros en caso de desempleo, invalidez o incluso de que el titular del crédito fallezca, por lo que esto además de brindarte tranquilidad puede ser un verdadero apoyo para tu familia en el caso de que algo inesperado suceda.

Como comentamos anteriormente, también tienes la opción de llevar a cabo un refinanciamiento, por lo que mantente atento tanto al progreso de tus finanzas y al mercado, nunca sabes cuando podrá surgir una buena oportunidad.

Es cierto que es importante considerar el momento adecuado para ti y tu familia, pero la opción de poder generar patrimonio mediante un inmueble o comenzar una inversión inmobiliaria casi siempre será una opción inteligente.

Solamente es cuestión de que lleves a cabo un análisis a conciencia de cuáles son tus posibilidades. No permitas tampoco que un optimismo desmedido te lleve a tomar decisiones que más que en un beneficio puedan convertirse en un dolor de cabeza.

Recuerda que los bienes raíces, al igual que muchas otras inversiones, son procesos que pueden ir escalando. No es necesario que en un primer momento te avientes por esa mansión de tus sueños que probablemente te deje seco, en el mejor de los casos.

Toma opciones retadoras, pero viables, y de esta manera podrás ir creando un patrimonio gradualmente, verás que una vez que tienes un punto de partida, el proceso ira siendo mucho más sencillo.

El crédito hipotecario es la herramienta que te permitirá acceder a este proceso patrimonial sin tener que esperar una vida para tener el recurso suficiente y llevar a cabo una compra de contado.

No tengas miedo, como te lo he comentado en otras ocasiones, el sistema financiero mexicano es uno de los más sólidos del mundo. Aprovecha esta situación y comienza a tener la vida que siempre has soñado.

Por último, recuerda, todos tenemos situaciones económicas, familiares y personales distintas. Y también las aspiraciones y plan de vida que tu tengas puede no coincidir con el de la mayoría de la gente. Siempre el tener claro qué es lo que buscas y desarrollar un plan concreto para lograrlo, te permitirá tomar las mejores decisiones.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?