Debo, no niego. ¿Pago?

Actualmente en México, no hay forma de que una persona física pueda declararse insolvente, esa figura jurídica sólo existe para las personas morales, es decir, las empresas; y este es el último recurso al cual una empresa recurrirá, ya que pasado este punto, no hay forma de volver a tener control de la misma debido a que un administrador temporal, designado por un juez, se encargará de negociar y pagar a los acreedores, por lo que los bienes de la empresa serán ocupados para saldar esas deudas.

¿Me pueden embargar?

Recuerda que no hay forma de que una empresa de cobranza te embargue hasta no haber pasado por un juicio, que en ese juicio hayas tenido la oportunidad de defenderte y, en caso de que lo pierdas, que el embargo sea ordenado por un juez, que a su vez designa a una persona debidamente identificada y especializada para este propósito, además de que debes ser tú quien señale los bienes con los cuáles se pagará la deuda. Pero el embargo es el último peldaño de varios escalones por los que se tienen que pasar, así que no te dejes sorprender e intimidar por amenazas.

¿Entonces no puedo dejar de pagar?

La recomendación que te hago es, no dejes de pagar, porque esto te traerá muchos más problemas en caso de que en un futuro requieras de un crédito para la compra de una casa, un departamento o un auto.

Siempre existe una alternativa para poder negociar con la institución financiera con la que tienes la deuda, ninguna está cerrada a esto ni a brindarte opciones para que puedas liquidar tu deuda sin que caigas en incumplimientos y después tengas que batallar con despachos de cobranza. Recuerda que, como se dice popularmente, “es mejor un mal arreglo que un buen pleito”, significa que todos evitan (incluso los bancos) al uso de abogados y juicios que pueden ser mucho más caros que la deuda que tienes con tu tarjeta de crédito.

A negociar

Los bancos no quieren perder el dinero que te han financiado a través del uso de su tarjeta de crédito, y tú en buena fe no quieres dejar esa deuda sin saldar, pero como dice el dicho: “Debo no niego, pago no tengo”. Siempre estará la opción de negociar, claro con los efectos que esto pudiera tener para tu historial crediticio.

Lo que debe quedar muy claro es que antes de entrar en cualquier tipo de disputa legal, los bancos siempre estarán abiertos a hablar contigo y saber cómo te pueden apoyar para que puedas liquidar tu deuda. Por lo que ser honesto sobre tu situación y tus posibilidades siempre serán una buena herramienta para plantear las cosas como son y encontrar el mejor camino para liquidar tu deuda.

La reestructuración de la deuda

Siempre hay 3 opciones, las cuáles puedes elegir indistintamente para poder abordar la deuda que tienes, las tres requieren de ponerte en contacto con la institución financiera para solicitar la reestructuración de tu deuda y, de acuerdo a la opción que elijas, puedes obtener mayores beneficios, sin embargo, a su vez, los costos se incrementarán y también el impacto en tu historial crediticio.

1. Solicita un interés especial para tu deuda

Haz una llamada a tu banco y solicita que te brinden un interés especial para el saldo que tienes actualmente, proporciona también el motivo por el cual no puedes pagar lo que debes. En esta fase tendrás el beneficio de contar con una tasa de interés que te ayudará a poder cubrir con mayor facilidad tu deuda sin tener que sacrificar tu reputación en el buró de crédito. Elegir esta opción no provoca ningún registro negativo y es la más fácil de acceder por parte del banco. Pero lo que hayas comprado a meses sin intereses ya no puede ser afectado por un interés especial.

2. Solicita una reestructuración de tu deuda

Entrar en esta fase significa que podrás establecer el monto que puedes pagar mensual o semanalmente de tu crédito, con el fin de liquidarlo por completo. Pero esto trae como consecuencia que tu tarjeta de crédito sea cancelada y que exista un reporte en el buró con la nota de reestructuración de deuda. Lo cual puede o no afectar tu opción a otros créditos, todo depende de quien evalúe. Esta nota de reestructuración a los 5 años ya no se verá reflejada en tu historial.

3. Paga una parte de tu deuda (Quita)

Esta es la opción que podrías elegir si ya, explorando todas tus posibilidades, no tienes el recurso suficiente para cubrir la totalidad del monto que debes de tu tarjeta de crédito. Esto definitivamente ya no se puede hacer vía telefónica y tendrás que sentarte ante algún representante de un banco para poder realizar esta negociación. Si los resultados de la misma son favorables, te podría servir para saldar una parte de tu crédito, pero tu historial crediticio se vería afectado y no podrías tener la posibilidad de acceder a nuevos créditos con esta u otras instituciones por lo menos en los siguientes 5 años.

Reparadoras de Créditos

Las reparadoras de crédito son empresas que te representan legalmente para poder negociar por ti, frente a los bancos y lograr la condonación de una parte de tu deuda. Estas empresas te hacen ahorrar con ellas mientras juntas una cantidad suficiente para presentarla al banco y poder lograr la condonación de parte de tu deuda.

La legislación mexicana no ha reconocido legalmente la figura de Reparadoras de Deuda o Reparadoras de Crédito, por lo que, aunque existan, no están siendo supervisadas o avaladas por la autoridad.

 

Propuesta de Ley para la declaración de Insolvencia de Personas Físicas

Hay propuestas de ley que se están discutiendo en las cámaras de representantes, que en caso de ser aprobadas permitirían que las personas físicas puedan declararse en insolvencia.

¿PARA QUIÉNES APLICARÍA?

La ley que se discute en el Senado tiene restricciones en su aplicación. España, Colombia y Estados Unidos tienen legislaciones similares para apoyar a quienes presenten insolvencia.

● Asalariados o personas físicas con actividades que les generen pocos ingresos.

● Quienes hayan perdido su empleo por causas ajenas a su voluntad.

● Quienes tengan incapacidad física temporal o permanente; enfermedad grave o crónica que implique un gasto excesivo en tratamientos y/o medicamentos.

● Separación personal, divorcio u otra establecida en el Código Civil.

● Muerte de uno de los cónyuges o concubino.

● Aumento de gastos resultado de coyunturas especiales.

● Excluye a quienes tengan deudas por pensiones alimentarias, de seguridad social, fiscal y las deudas de carácter empresarial.

● Excluye a las personas físicas con actividades empresariales y personas morales.

Fuente: https://www.excelsior.com.mx/nacional/2018/03/09/1225217

Seguramente esta propuesta de ley estará mucho tiempo en el debate y la negociación, ya que puede representar para los bancos una amenaza de que sus acreditados puedan declararse en insolvencia y que con ello se incremente su cartera vencida, por lo que, personalmente, no veo que esta iniciativa de ley pueda prosperar en el corto plazo.

¡Que no se te olvide!

Aquí algunas recomendaciones de la CONDUSEF para el uso de tu tarjeta de crédito:

● Usa tu tarjeta de manera moderada y en función de tus ganancias.

● No se trata de una extensión de tus ingresos.

● Ten presente la fecha de corte y la fecha de pago. La fecha de corte es el día que el banco marca como el fin de un periodo de registro de tus consumos y abre otro. Mientras que la fecha de pago, es el día límite para que cubras tu crédito sin que te cobren intereses.

● Evita pagar sólo el mínimo, lo ideal es pagar tu deuda completa o al menos el doble del mínimo.

● Ten cuidado con los meses sin intereses, siempre parecen una promoción atractiva pero pueden salirse de control. Recuerda que muchos pagos pequeños se vuelven un pago grande.

● Usa preferentemente tu tarjeta para adquirir bienes duraderos, no para pagar la despensa o como dinero adicional.

● Trata de no usar tu plástico para sacar efectivo de los cajeros automáticos, debido a que es un financiamiento caro por la comisión e interés que cobran.

● Recuerda siempre revisar tu estado de cuenta y conservar tus comprobantes.

● Puedes cancelar tu tarjeta de crédito cuando así lo desees, siempre y cuando liquides todo tu adeudo.

Fuente: https://www.condusef.gob.mx/Revista/index.php/credito/tarjeta/496-como-elegir-tarjeta

El consejo más importante que te puedo dar, es que una tarjeta de crédito debe ser un medio para sacarte de algún apuro en un momento dado, pero nunca debe ser contemplada como un ingreso adicional a lo que ya tienes, por lo que su manejo debe ser con precaución y siempre contemplando que el crédito que tienes en ella debe ser saldado lo más pronto posible, ya que los intereses, de la mayoría, sin importar el tipo de tarjeta, convierten el dinero que te financian en el más caro que existe en el mercado.

 

También te puede interesar:

¿ME CONVIENE PAGAR UNA TARJETA DE CRÉDITO CON OTRA?

LOS 5 “NUNCAS” DE LAS TARJETAS DE CRÉDITO

¿ES DELITO NO PAGAR TU TARJETA?

 

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?