El Banco de los Bancos, la figura del Banco Central

El Banco Central de un país es el organismo que rige su política económica. Es decir, determina cuánto dinero debe haber en la economía para su correcto funcionamiento. Malo si hay mucho y malo si hay poco.

El precio del dinero

El dinero se comporta como otros bienes: a mayor demanda, mayor precio. Al precio del dinero lo llamamos tasa de interés. Si yo quiero comprar una casa y necesito que el banco me preste dinero, tendré que pagar un precio por obtener ese dinero: esa es la tasa de interés que me cobrará el banco.

Por lo tanto, podemos afirmar que, a mayor cantidad de dinero disponible, menor tasa de interés y viceversa. Por ejemplo: si yo soy un banco y al entrar a Bancompara veo que hay otras 30 instituciones similares a la mía otorgando créditos, bajaré mi tasa de interés para ser la opción más atractiva. Si por el contrario solo hay dos instituciones otorgando préstamos, probablemente me dé el lujo de dar una tasa más alta.

Las tasas de interés bajas también ayudan a que la gente compre más. Por ejemplo, si hay una venta nocturna y hay promociones a meses sin intereses, es más probable que me anime a comprar esa televisión que tanto me gustó. Si las tasas de interés son bajas puedo endeudarme para cambiar de carro o comprar un departamento que, de haber tasas altas, no habría podido comprar.

Lee también Donde está el dinero. Los Bancos más grandes de México.

El otro lado de la moneda también debe tomarse en cuenta. Si yo tengo dinero ahorrado y veo que no me da rendimientos (en una cuenta de débito, por ejemplo), mejor me lo voy a gastar. Si tengo una inversión que da rendimientos muy bajos quizá me la piense y prefiera irme de vacaciones con ese dinero.

Por lo tanto, podemos decir que la tasa de interés tiene un efecto importantísimo en el consumo: si las tasas son bajas la gente tenderá a comprar más. Si la gente compra más, suben los precios y aparece la famosa inflación.

 

El problema de la inflación

Uno de los principales objetivos de los bancos centrales es mantener la inflación a raya y muchas de sus políticas tienen esto como eje principal, aunque haya otras cosas que tengan que sacrificar para controlarla.

La inflación se da cuando el país no es capaz de producir bienes suficientes para cubrir la demanda de estos. Por ejemplo: el banco central baja las tasas de interés; esto provoca que mucha gente quiera comprar casas. Las constructoras se apresuran a comprar materiales, terrenos y contratar gente para construir. Como el proceso de construir una casa no es tan rápido y no hay suficientes casas para cubrir la demanda, los precios empiezan a subir.

Las tasas de interés también suben gracias a la inflación. Esto pasa por que la gente querrá tener una tasa más alta en sus inversiones para compensar la pérdida del poder adquisitivo del dinero que tiene invertido. No hay que olvidar que el mismo Banco de México puede subir la tasa en lugar de esperarse a que el mercado la suba de natural, para acelerar el proceso.

Al subir la tasa de interés se encarece el crédito. Ahora la gente ya no está tan convencida de querer comprar casas. De hecho, empiezan a comprar menos y las constructoras bajan el precio. Hasta aquí vamos bien: se detuvo la crecida de los precios.

Lo que pasa después es lo que a veces se nos olvida: la constructora despide gente porque ya no van a seguir construyendo tantas casas como antes. Este es el gran dilema de los bancos centrales: mantener controlada la inflación puede hacer que la economía no crezca y se pierdan empleos, por lo menos en el corto plazo.

 

El Banco de México

El Banco de México o Banxico es nuestro banco central. Fue fundado en 1925 por Plutarco Elías Calles y le fue otorgada su autonomía en abril de 1994[i]. Su objetivo principal es: “Mantener una inflación baja y estable”[ii].

Sus funciones son:

· Proveer de dinero al sistema.

· Tomar decisiones de política monetaria, sobre todo relacionadas con subir y bajar la tasa de interés para controlar los precios. Desde el 2004 el Banco de México tiene como objetivo que la inflación esté entre 2% y 4% al año.

· Promover el sano desarrollo del sistema financiero. El sistema financiero está formado por el mismo Banco de México, los bancos, las aseguradoras, las afores y otros intermediarios financieros.

· Propiciar el buen funcionamiento de los sistemas de pago. Los sistemas de pago son la vía por la cual se intercambia dinero dentro del sistema financiero. Por ejemplo, el SPEI o la Cámara de Compensación.

 

La junta de gobierno

Es el grupo de personas que encabeza el Banco de México. Está formado por un Gobernador, cuyo puesto es por seis años; y cuatro Subgobernadores, con una duración de ocho años con periodos escalonados. Todos los puestos son propuestos por el presidente de México y aprobados por la Cámara de Senadores.

Actualmente la junta de gobierno está formada por:

  • Gobernador: Alejandro Díaz de León Carrillo
  • Subgobernadores
    • Javier Eduardo Guzmán Calafell
    • Irene Espinosa Cantellano
    • Gerardo Esquivel Hernández
    • Jonathan Heath

El Banco de México le rinde cuentas al Congreso en la Unión y entrega reportes periódicos sobre sus políticas y la situación del país. Además, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público puede solicitar una auditoria al Banco de México cuando lo considere necesario.

 

Autonomía

Desde abril de 1994 el Banco de México es autónomo de acuerdo con el artículo 28 de la constitución, que dice: "el Estado tendrá un banco central que será autónomo en el ejercicio de sus funciones y en su administración, por lo que no es una dependencia o entidad de la Administración Pública Federal"[iii].

Esto es algo positivo, en palabras de Alejandro Díaz de León, el actual gobernador del Banco de México: "el mandato y la autonomía del Banco tienen lugar en 1993, precisamente como una medida para tratar de evitar el mal uso de la emisión de dinero primario que se hizo en las décadas previas y que desencadenó en episodios de crisis muy dolorosos y lamentables y que la sociedad ha buscado evitar a toda costa. Precisamente este mandato surge de esa necesidad de evitar que la emisión de dinero primario se utilice con objetivos de corto plazo y ajenos a la estabilidad."[iv]

Para los gobiernos puede ser muy tentador simplemente imprimir más dinero y usarlo para hacer carreteras, comprar insumos médicos para los hospitales públicos y hasta para otorgar apoyos en metálico. El problema de hacer esto es que, al no haber un incremento en la producción que compense este incremento en el número de billetes, lo único que logra es que haya mayor inflación.

Dicho de otro modo: el dinero no tiene valor por sí mismo, es solo papel y metal. El dinero solo tiene valor en función de lo que puedo hacer con él. Si en el país se producen 100 camisetas y se venden a un peso cada una, la cantidad de billetes de un peso debe ser 100: 1 camiseta por cada peso. Si yo decido imprimir otros 100 billetes, pero sigo teniendo las mismas 100 camisetas, la gente no tiene mágicamente más camisetas, solo tiene más billetes. Es decir, ahora tiene 100 camisetas y cada una vale 2 pesos. Ahí está el efecto de la inflación.

El chiste es producir más para que entonces tengamos más camisetas y haya necesidad de imprimir más billetes para comprarlas. Eso es crecimiento.

 

El crecimiento esperado para el 2019

El Banco de México en su informe de junio bajó el pronóstico de crecimiento del país:

“Para 2019 se espera un crecimiento de la economía mexicana de entre 0.2% y 0.7%, de 450 mil a 550 mil nuevos empleos formales, un déficit en cuenta corriente de 1.2% del PIB y una tasa de inflación general anual de 3.2%.”[v]

Cómo se puede ver, aquí el Banco de México está cumpliendo con su objetivo con respecto a la inflación, pero el crecimiento es un problema. Una de las acciones para tratar de incentivar el crecimiento es bajar la tasa de interés en .25 puntos, a quedar en 7.75%. Con esto el Banco de México espera incentivar la actividad económica.

Además, se espera que el Banco de México vuelva a bajar la tasa antes de que termine el año, para cerrar el 2019 con una tasa del 7.5%.

¿Significa esto que debo correr y tomar mi crédito hipotecario ya? No necesariamente. Los analistas esperan que el efecto en la economía se vea a partir de principios del 2020 y no necesariamente se traducirá en una mejor tasa para todos los créditos, por eso es importante siempre comparar opciones (el comparador de Bancompara es una gran herramienta para lograr esto). Además, aclaran que para lograr un crecimiento sostenido esta medida deberá ser acompañada por estímulos fiscales y gasto publico[vi].

No hay una fórmula mágica para crecer y no basta con modificar la tasa de interés, pero es un buen comienzo para la banca en México.

Bibliografía
[i] https://es.wikipedia.org/wiki/Banco_de_M%C3%A9xico
[ii] https://www.banxico.org.mx/
[iii] https://es.wikipedia.org/wiki/Banco_de_M%C3%A9xico
[iv] https://www.arenapublica.com/entrevistas/requerimos-una-postura-monetaria-que-reduzca-la-inflacion-al-3-banxico
[v]https://twitter.com/Banxico/status/1166778962107871234/photo/1?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1166778962107871234&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.informador.mx%2Feconomia%2FBanxico-recorta-pronostico-de-crecimiento-para-el-2019-20190828-0097.html
[vi] https://expansion.mx/economia/2019/09/27/recorte-de-banxico-tendra-impacto-limitado-en-economia

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?