¿Es hora de mejorar tu tasa?

En muchas ocasiones y como hemos mencionado en otras oportunidades, cuando vemos las cosas en retrospectiva es mucho mas sencillo darnos cuenta de que una decisión que hemos tomado pudo no haber sido la mejor.

Esto aplica en todo tipo de decisiones, ya sean personales, de trabajo o incluso financieras o de inversión.

Y en realidad no hay nada que reprochar ya que finalmente todas las decisiones que tomamos en el momento pudieron parecernos lo mejor por muchas cuestiones, sin embargo, factores externos, falta de conocimiento o incluso el ser demasiado aventados, puede que nos pase factura.

Es por esto por lo que el día de hoy me gustaría hablarte de un tema relevante para todos los que tenemos una hipoteca.

Cómo obtener la mejor tasa posible en un refinanciamiento hipotecario.

Como sabes, las hipotecas en México tienen la posibilidad de ser liquidadas por un tercero, en este caso una institución bancaria quien absorbe la deuda mediante un nuevo crédito. Este es un proceso relativamente sencillo en el que las instituciones financieras se encargan prácticamente de todo de proceso.

Esta situación es más común de lo que pudieras pensar, y en realidad es un gran acierto tener esta opción en la mira.

Puede ser que por alguna situación inesperada o fuera de tu control tu situación financiera haya sufrido cambios y te sea muy complicado continuar con tu hipoteca actual, o simplemente que el mercado esté ofreciendo mejores condiciones, considera siempre que el refinanciamiento hipotecario es una oportunidad que nos permite no terminar pagando más de lo necesario por nuestro inmueble.

Ahora bien, es cierto que el factor fundamental para una decisión de este tipo es prácticamente el 100% de las veces un tema de ahorro o de maximizar tus recursos, por lo que es muy importante que consideres los siguientes puntos al momento de iniciar un proceso de refinanciamiento.

Buró de Crédito

Este es uno de los puntos más importantes, como te he platicado en otras ocasiones, el buró de crédito es el medidor que tienen todas las instituciones de crédito para calificar que tan riesgoso eres como cliente. Como te imaginarás, ningún banco quiere prestarle a alguien que ha demostrado ser incumplido con sus compromisos financieros, y por el contrario, estarán encantados de tener como clientes a personas con responsabilidad probada al grado de que generalmente pueden ofrecerte mejores condiciones de acuerdo a la calificación crediticia que tengas.

Toma en cuenta que todo se registra en el buró, por lo que no tomes a la ligera esos atrasos en tu línea de crédito de esa tienda departamental o en la mensualidad de tu coche, todo absolutamente todo queda registrado y mostrar un patrón de mal comportamiento puede pesar mucho al momento de obtener un crédito.

Es cierto que todos tenemos imprevistos y situaciones en nuestra vida que pueden llevarnos en cierto momento a atrasarnos con ciertos pagos, sin embargo, lo principal es que retomes tus pagos lo antes posible. Mi consejo siempre será que ante un escenario negativo te acerques con tu institución financiera para revisar qué alternativas pueden ofrecerte.

Capacidad de Pago

Este es un factor importantísimo al momento en que cualquier institución autorice las condiciones de un crédito.

Capacidad de pago se refiere a la capacidad que tienes, considerando tus ingresos, para cumplir con tus obligaciones crediticias. Como entenderás, el tener múltiples créditos hace que tu capacidad de pago disminuya, lo que representa una alerta de riesgo para los bancos.

Siempre hemos dicho que los créditos son herramientas sensacionales si los sabemos utilizar bien, pero no abuses, ten los créditos que realmente necesites y en ninguna circunstancia caigas en el sobre endeudamiento ya que esto podría ocasionar obtener malas condiciones en tu crédito hipotecario o incluso que te sea denegado.

¿Mi banco de toda la vida?

Es cierto que algunos bancos pueden ofrecerte mejores condiciones en tasa de interés si eres cliente de ellos, sobre todo si tienes productos como tu cuenta de nómina o alguna cuenta importante de inversión o ahorro.

Es por esto que al momento de comparar las diferentes opciones hipotecarias te conviene mucho preguntar e investigar qué beneficios te ofrece la institución en estos casos.

Yo en lo personal he escuchado atractivas ofertas de tasa de interés de algunas instituciones por traspasar tu nómina o por depositar cierta cantidad de dinero y mantenerla durante cierto tiempo.

Si esto está en tus posibilidades, recuerda que puede ser una herramienta para negociar, por lo que no te quedes con la idea de que siempre el banco en el que llevas años será el que mejores condiciones te ofrezca, incluso me atrevería a decir que esto casi nunca es cierto.

Compara y busca la mejor opción, y para eso no puedo darte mejor consejo que ingresar a Bancompara.mx y permitir que los mayores expertos en créditos hipotecarios en México te brinden toda la asesoría para tu caso particular. Créeme, no te arrepentirás.

EL CAT

En alguna ocasión hemos platicado sobre el CAT, pero si ya no lo recuerdas muy bien, te puedo decir que, en términos sencillos, el CAT es un indicador establecido por el Banco de México que considera todos los costos, comisiones, y pagos extraordinarios asociados a un crédito.

Por esto es muy importante que además de revisar la tasa de interés que te ofrecen para tu nuevo crédito, tengas mucho cuidado al comparar el CAT.

Como recordarás, cuando contrataste tu crédito existían una serie de costos adicionales que establecía el banco, como pueden ser comisión por apertura, gestión de crédito, seguros de vida y desempleo, etc. Todos estos costos deberás considerarlos otra vez con este nuevo crédito, y es aquí donde el CAT te puede dar ese primer comparativo para saber en términos globales cual es tu mejor opción.

Plazo

En muchas ocasiones, incluso si no puedes obtener una mejora sustancial en tu tasa de interés, es posible que puedas conseguir una extensión en el plazo del crédito, y esto, aunque a la larga te hará pagar más intereses, te dará la oportunidad de tener un respiro y disminuir el pago mensual que tienes que realizar.

Créeme que es mucho mejor extender tu crédito cinco o diez años más que perder una propiedad que ya llevas varios años pagando.

Promociones

Mantente atento a la publicidad no solo de tu banco si no de la competencia. En muchas ocasiones los bancos ofrecen ciertos beneficios durante tiempo limitado por lo que es muy importante mantenerte alerta y cazar estas oportunidades.

Estos beneficios pueden ir desde mejoras en tasas, hasta avalúos gratis y exención de comisiones.

Recuerdo hace algunos años una agresiva campaña de HSBC que ofrecía una tasa de interés un par de puntos porcentuales por debajo de lo que el resto de las instituciones ofrecían en aquel momento. Y esta campaña iba enfocada en gran parte para refinanciamientos.

Piensa que, así como a ti te interesa obtener mejores condiciones, a los bancos también les interesa tener una mayor cartera, usa esto a tu favor y platica con tu ejecutivo para saber qué pueden ofrecerte.

Es importante que sepas que la tasa de interés representa en gran medida el riesgo que tu como cliente representas para el banco. Si logras posicionarte como un cliente con un perfil positivo los bancos estarán felices de recibirte con atractivas condiciones.

Compara y mantén los ojos abiertos para detectar oportunidades, no esperes a que el refinanciamiento sea una necesidad por una situación inesperada, busca que sea una oportunidad que te permita obtener beneficios en tus finanzas personales.

Por último, y para que entiendas un poco el proceso, me gustaría comentarte a grandes rasgos como funciona.

El primer paso es la aprobación de crédito, en esta etapa deberás entregar comprobantes de ingresos junto con toda tu información personal, (identificación, comprobante de domicilio, etc.) hasta aquí todo igual a cuando solicitaste tu crédito original. Es aquí donde el banco verifica tu historial crediticio y tu capacidad de pago y valoran si es posible otorgarte un crédito.

El nuevo banco te pedirá toda la documentación de tu propiedad como es la escritura, comprobantes de predial y agua potable. También realizarán un avalúo para cerciorarse de que la propiedad se encuentra en buenas condiciones, sobre todo por cuestiones que pudieran afectar su valor.

Posteriormente, te será solicitada una carta de adeudo en la que el banco que tiene tu hipoteca notificará al nuevo banco el saldo que se debe cubrir para saldar la hipoteca.

Ambas instituciones revisarán el proyecto notarial y una vez que se tenga el visto bueno de ambas, se procede a protocolizar ante notario público, donde se cancela la hipoteca original y se establecen las condiciones de la nueva.

Es un proceso que puede parecer más engorroso de lo que es, pero los bancos tienen miles de operaciones de este tipo al día. Así que no te preocupes si no tienes muchos conocimientos de derecho, la verdad es que con una buena asesoría de tu ejecutivo y una plática con el personal de la notaría para aclarar dudas, no deberías tener ningún problema.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?