El amor en tiempos de los productos financieros.

¡Y dijo que sí! Te vas a casar con el amor de tu vida. Vienen los preparativos, la boda, la luna de miel, muchos cambios en muy poco tiempo.

En este momento todo es emoción y felicidad, disfrútalo, es una experiencia increíble.

Pero piensa también que cuando todo esto pase, puede ser buen momento para empezar a planear otro aspecto de esa nueva vida. Recuerda que tus finanzas personales ahora también son sus finanzas familiares, por lo que vale la pena que después de ese raudal de emociones y experiencias nuevas, se tomen un momento para hablarlo.

Y aquí estoy yo amigos, para ayudarles a considerar algunas herramientas y estrategias financieras que pueden ayudarlos en esta nueva vida en pareja.

Recuerden que, si han decidido empezar este camino juntos, no pueden dejar de lado el factor económico o financiero y es importante que lo platiquen y sea decidido de manera consensuada.

1. Cuenta mancomunada

Por ahí dicen que ni todo el amor, ni todo el dinero. Y por muy poco romántico que suene, al menos en el tema financiero tienen razón.

Es por esto también que una buena idea en esta nueva vida sea el abrir una nueva cuenta mancomunada.

No me malentiendan, la idea no es necesariamente que ambos pongan todo su dinero en ella, simplemente puede ser una efectiva forma de administrar los gastos mensuales de la casa de acuerdo con la contribución que cada uno realice.

Pueden depositar a inicio de mes los gastos fijos de la casa e incluso utilizarla para domiciliar servicios.

Otra opción es utilizar una cuenta de este tipo para crear un fondo de ahorro o emergencias. Imagínate que algo te pasa y tu esposa no tiene acceso a tus recursos. Esto puede suponer un riesgo importante y gran dolor de cabeza en determinado momento.

Si cuentan con un fondo de emergencias, cualquiera de los dos que lo necesite, ya sea para efectos prácticos o en alguna emergencia, podrá ocuparlo sin mayor complicación.

2. Tarjeta de crédito

Tiene un poco que ver con lo anterior. Muchas veces es conveniente que tu esposo/esposa cuente con un plástico adicional de tu tarjeta de crédito.

Evidentemente deben ser responsables con su manejo y usarla para cosas que realmente valgan la pena. Recuerda que en este caso el titular solo será uno de ustedes y el otro tendrá acceso solamente al plástico como medio de pago. Así que tengan cuidado con meterle gol al esposo o esposa.

Los bancos generalmente ofrecen este beneficio sin costo adicional y puede ser muy práctico, por ejemplo, durante viajes, contar con un respaldo de tu tarjeta.

No puedo decirles lo importante que es que establezcan reglas claras para el uso de estas tarjetas, incluso lo es conocer fechas de corte y de pago, muchas veces solamente por desconocimiento podemos poder en aprietos a nuestra pareja.

3. Seguros

Este es un tema importantísimo. Los seguros, como todos sabemos, son el típico producto que adquieres esperando nunca tener que usarlo.

Dentro de este apartado existen diversos tipos de seguro que creo que son muy convenientes para esta nueva vida en pareja.

Seguro de Vida

Tal vez cuando estabas solo tu mayor preocupación si faltabas era quien le daría de comer a Chester, tu pastor ovejero australiano, sin embargo, al comenzar una vida en pareja las prioridades cambian.

Seguramente una de tus inquietudes actuales podría ser dejar un respaldo económico a tu pareja en caso de que faltes. Por lo que, incluso aunque no tengan hijos, y sobretodo si tu cuenta bancaria no es lo suficientemente abultada, es importante consideren la adquisición de un seguro de vida. Esto se vuelve especialmente relevante cuando es sólo uno de los dos el que aporta el sustento económico.

Existen un montón de opciones de seguros de vida. Incluso algunos pueden funcionar con seguros de inversión, en los cuales a determinada edad puedes optar por retirar el dinero.

Seguros de Gastos Médicos

Pocas cosas pueden arruinar las finanzas familiares como un imprevisto de salud.

Todos sabemos que enfermarse hoy en día sale carísimo, por lo que una de sus prioridades deberá ser que ambos cuenten con un seguro de gastos médicos mayores lo suficientemente robusto, para que, en caso de alguna enfermedad grave, la única preocupación sea la salud de la contraparte.

Seguros de Incapacidad

Como comentaba al principio, esperemos nunca requerirlo, pero en caso de que así sea, los recursos de incapacidad podrán brindar un importante apoyo económico en caso de que alguno de los dos se vea imposibilitado para seguir trabajando. Estos seguros son bastante económicos y la verdad es que no tan populares como deberían.

Revisa tu seguridad de vida o de gastos médicos mayores, en ocasiones incluyen este tipo de seguro como una póliza adicional.

4. Hipoteca

Si en esta nueva etapa están pensando en adquirir una casa, una gran idea es tramitar un crédito mancomunado.

Esto es especialmente positivo ya que las instituciones bancarias podrán considerar los ingresos de ambos al otorgar el crédito, lo que les permite acceder a un monto mayor y poder adquirir un inmueble de mejor categoría.

Recuerda que en este tipo de crédito ambos serán responsables del pago, por lo que, aunque cuenten con seguros de desempleo e incapacidad, es importante que consideren el plan de vida que tienen respecto al futuro laboral de ambos.

En este caso lo mejor que pueden hacer es acercarse a Bancompara.mx, donde los mayores expertos hipotecarios de México les brindarán la asesoría necesaria para encontrar el producto que más se adecue a sus necesidades e intereses.

5. Cuenta de inversión

Si tu estrategia patrimonial se basa en instrumentos financieros, una buena idea puede ser tener una cuenta de inversión mancomunada. En este caso te aconsejo revisar detenidamente con tu contador para ver las implicaciones fiscales.

De esta forma ambos podrán aportar recursos a dicha cuenta y probablemente obtengan mejores rendimientos que si lo hacen de manera separada.

Esta es una opción que a muchas personas puede parecerle un tanto arriesgada, sobre todo si lo platicas con tu abogado o contador, pero en lo personal pienso que, si están compartiendo objetivos y sueños de vida juntos, existe la opción de buscar también el crecimiento económico de forma compartida.

6. Planes de estudio

Puede ser que me esté adelantando un poco, pero si el plan es que la familia de dos se convierta en familia de 3 o más, puede ser importante comenzar a considerar el futuro de los hijos.

Existen diversos esquemas financieros a través de los cuales, mediante aportaciones periódicas durante la infancia y adolescencia de tus hijos, puedes estar en posibilidad de garantizar que, llegado el momento, cuenten con los recursos suficientes para tomar una educación universitaria de primer nivel.

Estos esquemas generalmente se operan a través de fideicomisos que invierten los recursos que vas aportando, y junto con los rendimientos generados te garantizan la posibilidad de que el pago de altas colegiaturas universitarias no llegue a ser un dolor de cabeza.

7. Fideicomiso

Si todo va muy bien, económicamente hablando, puede ser una buena idea establecer un fideicomiso.

Este tipo de instrumentos pueden ser operados por las áreas fiduciarias de las grandes instituciones y permiten establecer el uso que se dará para el patrimonio familiar.

Esto es especialmente útil cuando tienes hijos menores, ya que en el caso de que tu y tu pareja lleguen a faltar, podrás establecer condiciones para el uso de los recursos, como pueden ser gastos de manutención, escolares, médicos y cualquier otro que se te ocurra.

Las instituciones cobran por administrar estos fideicomisos y además tienen la obligación de invertir los fondos, por lo cual tu dinero seguirá generando rendimientos.

Seguramente habrás escuchado hablar de los grandes millonarios que dejan sus fortunas en fideicomisos que muchas veces incluso pueden tener candados, como que los hijos no reciben dinero hasta que cumplan cierta edad o hasta que logren conseguir un título universitario.

Puede que parezca algo alejado de la realidad de muchos de nosotros, pero la realidad es que, si logras juntar un capital considerable que permita que el costo de administración del fideicomiso sea cubierto con los rendimientos, puede ser una buena idea establecer esta estrategia familiar.

Analiza cuáles son los productos que más se adecúan a tu situación actual. Establece prioridades y busca garantizar la mayor seguridad para ti y los tuyos. El valor de la tranquilidad va mucho más allá de cualquier costo financiero.

Te recomiendo también acercarte con tu ejecutivo bancario, para que te den un catálogo completo de sus productos, existen muchos otros instrumentos y seguros que podrían ser interesantes para ti y tu familia.

Como te comenté anteriormente, mi recomendación siempre será que platiquen estos temas con la mayor apertura y transparencia posible, recuerda que la vida en pareja va más allá del enamoramiento y del compartir experiencias, es un compromiso que adquieres también en materia económica y que para el cual ambos deben estar preparados.

Por último, disfruta esta nueva etapa en pareja y en familia. Ten en cuenta que el compartir los bienes y las experiencias con las personas que más quieres es la mejor alternativa para lograr una vida plena.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?