El activo de una empresa, no es el que llega temprano.

Hace algunos años, mi prima Claudia abrió una estética y le ha ido bastante bien desde entonces, ha cuidado muy bien de su clientela y trata de mantener a sus estilistas actualizadas. Mi prima cuida mucho de las finanzas de su negocio y siempre esta al corriente de sus pagos. Como verás, todo iba de maravilla, hasta que, cierto día, una de las maquinas de secado, bastante costosa por cierto, dejó de funcionar. Al muy poco tiempo, tres de sus sillas especiales para estética comenzaron a romperse y dejaron de usarse ya que representaban un riego para su clientela. Mi prima estaba desesperada, tenía sus finanzas bajo control, pero nunca calculó que su mobiliario fuera a fallar de repente. Mi prima no había calculado que eventualmente tendría que reinvertir en su mobiliario y que debía tener una reserva para lo mismo. Si mi prima hubiera sabido acerca de la depreciación de sus activos, habría tenido claro que su mobiliario, tarde o temprano, tendría que ser sustituido.

Si estás por abrir tu empresa o negocio este tema puede interesarte. Como ya he mencionado en otros artículos, la importancia de conocer la terminología financiera y poder aplicarla te dará grandes beneficios, tanto en tu vida diaria familiar como en tu vida laboral y empresarial. En este artículo te hablaré de un tema muy importante y que muy pocos empresarios contemplan cuando comienzan a invertir en sus bienes: los activos.

¿Qué es un activo?

Un activo es un bien o algún otro recurso que una empresa posee y que puede convertirse en dinero o alguna otra forma de liquidez.

¿Cuáles son los tipos de activo que existen?

Existen dos tipos de activo: fijo (o no corriente) y circulante (o corriente), pero, ¿cuál es la diferencia? Los activos fijos son aquellos adquiridos por la empresa o negocio sin un fin de venta o comercialización. Si tienes una empresa, la maquinaria y el bien inmueble donde se encuentra tu negocio son ejemplos de activos fijos.

Por otro lado, los activos circulantes son los productos que se utilizarán en un periodo futuro, por ejemplo, las existencias en stock de un negocio cualquiera.

¿Qué es la depreciación de los activos?

Los activos tienen una característica muy importante, y esta es que son depreciables, o bien, pierden su valor con el paso del tiempo. Esto puede deberse al desgaste del bien o propiedad, ya sea por su uso, el paso del tiempo o por obsolescencia, o cual lo lleva a tener un menor valor.

Por ejemplo, un empresario tiene un despacho de diseño gráfico e inició comprando cinco computadoras Mac para sus empleados y algunas tabletas electrónicas para la gente de ventas. Lo que este empresario no calculó es que la tecnología avanza a pasos agigantados y su maquinaria quedó obsoleta con estos cambios. Sus tabletas dejaron de ser compatibles y sus computadoras requerían cada vez mas actualizaciones hasta que tuvo que tomar la decisión de cambiarlas. Este es un ejemplo claro de depreciación de activos por obsolescencia.

¿Cómo se puede calcular la depreciación de un activo?

El método mas común para medir la depreciación consiste en calcular el tiempo que el bien tendrá una utilidad, una vez hecho esto, se calcula la cantidad mensual o anual en la que se calcula que perderá su valor, finalmente se suma esta depreciación y se consigue una depreciación acumulada.

Ahora bien, hablemos de un bien cuya depreciación será calculada a más largo plazo, como es el caso de un activo fijo, para calcular la depreciación de un activo fijo debemos tener en mente los siguientes factores:

  • El precio de adquisición o construcción del bien.
  • La vida útil del bien en cuestión, dentro de la empresa.
  • El valor que tendrá el bien al final de su vida útil.

Pongamos otro ejemplo…

María tiene una empresa de banquetes y requiere transportar mobiliario en el centro del país, por ello, compró una camioneta. Este vehiculo le costo $450,000, la vida útil estimada de dicha camioneta es de 10 años. El valor remanente es de $50,000. Para calcular la depreciación del vehiculo se utiliza la siguiente fórmula:

Importe inicial – Valor remanente / Años de vida útil = Cuota de amortización anual o Coste anual, lo cual nos da la depreciación del activo

450,000 – 80,000 / 10 = 37,000

Sin embargo, es importante mencionar que no todos los activos pueden ser catalogados como depreciables, o su tiempo de depreciación es mucho mas largo.

La valoración de los activos

La valoración de los activos es un proceso con el que se le da un valor monetario a cada uno de los elementos que integran la empresa. Los activos se valoran de acuerdo con su forma de adquisición, el valor que tenía cuando se adquirió o su valor a la venta del mismo. Actualizar el valor de los activos de una empresa es de suma importancia para todos los involucrados con el negocio, por ejemplo, agencias de seguros, accionistas de la empresa, entidades financieras. De igual manera, nos da la información necesaria para conocer las finanzas de la empresa de una manera realista. Estos son los distintos criterios de valoración de los activos:

  • Coste histórico: Es el valor de un activo durante el tiempo que ha estado en una empresa. Ya sea que haya sido adquirido en el momento del emprendimiento o en una etapa posterior.
  • · Valor razonable: Es el valor del activo en el mercado
  • · Valor actual: El valor actual es el resultado del ajuste del activo durante su vida útil. Este valor puede ser mayor o menor, sin embargo, lo importante es que se defina el impacto de este en la empresa.
  • · Coste de venta: En muchos casos es similar al valor actual del activo, sin embargo, no siempre es así. Lo mas importante es asegurarnos de que el valor que tiene el activo en el mercado sea mayor al valor que tiene dentro de la empresa.
  • · Coste amortizado: Es el desgaste o la perdida de valor contabilizada por la empresa. El coste amortizado también puede ser calculado a partir del valor inicial del activo, menos cobros y pagos de intereses derivados.
  • Valor residual: es el valor del activo cuando este ha acabado su vida útil, o sea, en etapa de depreciación.

La valoración de los activos antes descrita se basa en cálculos de los estados financieros de la empresa contra el análisis de los precios.

¿Cual es la relación entre los activos y los pasivos?

Por un lado, el activo es lo que la empresa posee ya sea con fines de comercializarlo o no. Por el otro existe el pasivo, este es todas las formas de financiamiento de la empresa, y si, por medio de los pasivos es posible adquirir los activos que permiten a la empresa funcionar. Como ejemplo de pasivo tenemos un préstamo o alguna deuda con proveedores.

Podemos hablar entonces de que la meta de todo negocio será la de disminuir los pasivos, sin embargo, esta no es una tarea fácil. Lo ideal sería que el dueño del negocio o el inversionista pudiera adquirir todas sus ganancias a partir de sus activos.

Estas son algunas recomendaciones que te ayudarán a reducir los gastos de tu empresa, y a hacer eficientes tus recursos.

· Conoce tus gastos fijos y recorta tus gastos variables. Hay gastos que no podemos evitar y que gracias a ellos nuestro negocio puede funcionar, por ejemplo, los pagos de servicios como gas, agua y luz. Por otro lado, tenemos los gastos variables, que varían mensualmente, y de los cuales podemos tener un mayor control. En este caso, por ejemplo, si tu negocio tiene entrega a domicilio, evalúa si se puede hacer la entrega en bicicleta o incluso caminando, y no en algún vehiculo automotor. De esta forma estarías teniendo un pequeño ahorro cada vez que se envía un producto, lo cual te puede representar un gran ahorro al final del balance mensual.

· Siempre es valido hacer una reestructura en algún punto del camino. Por ejemplo: ¿Realmente necesitas esa oficina tan grande? ¿Podrías reubicar tu local comercial fuera de esa zona de alto costo? ¿Necesitas tres asistentes sin experiencia? Estas son algunas de las preguntas que te puedes hacer en cualquier momento y que te ayudarán a tener un control eficiente de tus gastos.

· Invierte en activos que traigan grandes beneficios para ti, tus empleados y tus clientes. Los activos de tecnología pueden facilitar el trabajo de tus empleados, hacer procesos eficientes y permitir el cumplimiento de metas con mayor rapidez. Por ejemplo, existen empresas que llevan sus finanzas de manera manual pudiendo hacerlo de manera automatizada y con una red de comunicación que permita que todos los involucrados en el tema estén enterados de la situación actual de la empresa, permitiéndoles así actuar en caso necesario.

Si estas emprendiendo un nuevo negocio y te interesa conocer mas acerca de todos los temas referentes a tu emprendimiento, entra a Bancompara.mx en donde encontrarás toda la información necesaria para iniciar con el pie derecho.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?