Prepárate para un imprevisto.

Después de asimilar la noticia que recibiste ayer, te encuentras en una situación de completa incertidumbre. Comenzaste la semana laboral como siempre, llegaste temprano a la oficina y te dispones a trabajar en tus tareas diarias, cuando te llaman de la oficina de Recursos Humanos, y así, de buenas a primeras, te enteras que a partir de eses día, ya no trabajas más para esa empresa, y te encuentras desempleado.

Regresemos a la situación de incertidumbre. Ya sea que hayas preparado un fondo de emergencias o no, lo que más te preocupa es tomar la mejor decisión con respecto al dinero que te dieron como liquidación. Independientemente de la cantidad que hayas recibido, tienes varias opciones, lo más importante es que no se vaya en cualquier gasto innecesario.

Si estás en este caso o uno similar en donde no sabes qué hacer con tu dinero, no te preocupes, en este artículo te voy a platicar de las opciones que tienes para usar o invertir tu dinero.

¿Cómo se calcula el dinero de mi liquidación?

Es muy importante mencionar que la liquidación solo aplica para los empleados que hayan sido despedidos por el patrón de manera injustificada. En el supuesto caso de que el empleado haya tenido alguna conducta inapropiada o fuera de las normas internas de la empresa, o bien, sea él mismo quien renuncia, solo estaríamos hablando de un finiquito.

Ahora bien, el cálculo de tu liquidación puede variar de empresa a empresa y de persona a persona. Pero en términos generales se toman en cuenta los siguientes elementos:

● Tres meses de sueldo

● Veinte días de salario integrado por año trabajado

● Prima de antigüedad

Hagamos una pausa en este punto, ya que es muy importante explicar lo que significa el salario diario integrado.

El salario diario se saca de la división del sueldo del empleado entre los 30 días del mes. El salario diario integrado incluye todas las prestaciones de ley sumadas al salario diario. Por ejemplo: aguinaldo, prima vacacional, vales de despensa, etc.

Pongamos un ejemplo:

● Luisa trabajó en “X” empresa durante 6 años (de abril de 2011 a abril 2017). El sueldo de Luisa era de 30,000 pesos

● Gozaba de 10 días de vacaciones al año.

● Su prima vacacional era del 25% del salario por el número de días de vacaciones al año.

● Recibía 15 días de aguinaldo

Calculemos el salario diario integrado de Luisa.

$30,000 / 30 días = $1,000 (SD)

$1,000 x 10 días de vacaciones = 10,000 x 25% = $2,500 / 365 días del año = 6.84 (PV)

$1,000 x 15 días = $15,000 / 365 días del año = $41.09

Ahora lo sumamos

SD $1,000

PV $ 6.84

A $ 41.09

SDI $1,047.93

Salario Mensual Integrado (SMI) $31,437.9

De acuerdo con lo antes descrito la cantidad aproximada que Luisa recibió por su liquidación es de:

$31,437.9 x 3 meses de sueldo = $94,313.7 (menos impuestos)

20 días x 6 años = 120 días de sueldo integrado ($1,047.93) = $125,751.6 (menos impuestos)

12 días x 6 años = 72 días x $1,047.93 = $75,450.96 (cálculo de prima de antigüedad)

Total liquidación aproximado $295,516.26 (sin deducir impuestos)

¿Cómo puedo administrar mi liquidación?

Si estás en medio de una transición entre un empleo y otro, y no tienes más que el dinero que recibiste por tu liquidación, te recomiendo tomar las siguientes medidas:

1. Recorta tus gastos. Te recomiendo hacer una lista de los gastos fijos mensuales que no puedes eliminar por completo. Estos gastos tales como pagos de servicios (luz, gas, agua, etc.) y la compra de víveres seguirán formando parte de tus egresos, sin embargo, hay manera de recortar las cantidades que pagas.

● Anota solo lo que necesitas del supermercado. Si cuando haces tus compras tu estrategia es revisar todos los pasillos, lo más seguro es que terminarás gastando más de la cuenta y comprando artículos que no necesitas. Es por esto que te recomiendo llevar una lista y apegarte a ella cuando vas de compras, esto te ayudará a gastar menos

● Ahorra en casa. Pequeñas medidas de ahorro pueden tener grandes resultados. Apagar las luces cuando no se utilizan, utilizar bombillas ahorradoras o apagar el calentador después de utilizarlo, son estrategias que pueden reducir tu nivel de gasto de servicios.

● Si no es indispensable, suspendelo. Existen servicios que son indispensables para ti y tu familia, electricidad, agua y luz hacen de tu casa un lugar habitable. Por otro lado existen servicios que pueden ser suspendidos de manera temporal, mientras consigues otro empleo o abres un negocio. Los bancos de películas, musica y videos, son servicios que representan un gasto pero que no son estrictamente necesarios para una vida cómoda.

● Ahorra en transporte. Puedes ajustar tu gasto de gasolina utilizando otros medios de transporte. Transporte público, bicicleta o caminar, resultan un gran ahorro.

2. Ordena tus gastos. Aunque suena similar al punto anterior, esta es una medida distinta. Una vez que decidiste cuales son gastos innecesarios y tienes una cantidad fija de egresos, puedes ordenarlos por prioridades. Por ejemplo, si tienes alguna deuda que represente una gran cantidad en pago de intereses, trata de pagar sus cuotas de manera puntual y si es posible con una cantidad mayor al mínimo especificado en tu recibo. Paga los servicios que son indispensables para tu familia y si es posible, elimina los que no son de primera necesidad.

3. Reserva los gastos mensuales fijos de por al menos tres meses. Te recomiendo tres meses ya que es un tiempo aproximado de transición entre un empleo y otro, o tal vez, el tiempo que te tardarás en tomar la decisión de emprender un negocio. De cualquier manera, reserva el tiempo restante en caso de que esta etapa se prolongue más de lo esperado.

Si cuentas con un fondo de emergencia

En caso de que te hayas preparado para este imprevisto ¡felicidades! Esto significa que podrás estar tranquilo y pensar detenidamente qué puedes hacer con la cantidad completa del dinero de tu liquidación. De cualquier forma, te recomiendo tomarlo con calma. Trata de seguir los consejos (que arriba describo) en cuanto al control de gastos mensuales. Sin embargo, para ti, tengo otras opciones.

Invertir en un fondo

Invertir en un instrumento de inversión es muy conveniente, ya que, primero que nada, no tienes el dinero a disposición, lo cual puede representar un riesgo muy grande de que te lo gastes. Por otro lado, es una excelente manera de ver rendir tu dinero.

El fondo de inversión consiste en reunir grupos de personas que tienen la intención de invertir. Una vez que se reúnen los fondos de cada inversionista, y formarse una sociedad, se puede tener acceso a mejores oportunidades de obtener una mayor rentabilidad a partir de su dinero. El fondo de inversión consta de acciones y bonos y estos pueden ofrecer distintas opciones a partir de ser combinados.

Si nunca has invertido y tienes temor al riesgo que corres de perder tu dinero, te recomiendo comenzar con un perfil de inversionista conservador. Puedes hacerlo invirtiendo en instrumentos de inversión de bajo riesgo, los cuales, a pesar de no darte grandes rendimientos, representan un muy bajo riesgo, y que, por otro lado, son muy flexibles, ya que te dan la libertad de tener tu dinero invertido por el plazo que tu decidas.

Emprender

Este podría ser el momento adecuado para independizarte, sabemos de lo importante que es el contar con un empleo que nos representa un ingreso seguro, sin embargo, el abrir un negocio te puede traer muchas satisfacciones aunque también muchas responsabilidades. Si finalmente te decides a emprender, piensa y planea detenidamente en el servicio o producto que te gustaría ofrecer ¡Informarte y da el primer paso!

Invertir en un bien raíz

Invertir en tu patrimonio siempre es buena idea. La compra de un bien inmueble puede ser tu opción en caso de haber recibido una cantidad suficiente de tu liquidación. Existen zonas geográficas dentro de México en donde la compra de bienes raíces sigue siendo una forma de inversión rentable a un mediano y largo plazo. Este medio de inversión nos puede dar cierta certidumbre y confianza de que nuestro dinero está bien invertido, sin embargo, debemos ser precavidos en la selección de la zona geográfica donde planeamos invertir, así como elegir cuidadosamente el inmueble en el que se invertirá.

En caso de que el dinero de tu liquidación no sea suficiente para pagar el 100% de la propiedad, debes ser cuidadoso y no aventurarte. Este no es momento propicio para solicitar un crédito de ningún tipo. Conserva tu dinero y piensa detenidamente en que lo invertirás.

Como puedes ver, el contar con un fondo de emergencia o fondo de ahorro puede marcar la diferencia entre tener opciones para invertir el dinero de tu liquidación, o tener que salir a buscar un empleo de manera urgente. Opta por vivir la tranquilidad de tener tiempo suficiente para pensar en el paso que darás después de haber sido despedido ¡Ahorra, prepárate para un imprevisto y vive sin estrés!

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?