Después de la deuda viene la calma.

Cuando Isabel se dio cuenta de que tenía sus tres tarjetas de crédito a tope, no podía creerlo ¿en qué momento pasó? Ella sabía que estaba gastando más de la cuenta, pero nunca pensó que esto le sucedería. Ahora tenía un compromiso muy grande encima, aunado al pago de la hipoteca y la mensualidad del crédito del auto que acababa de adquirir hace apenas algunos meses.

Desde ese momento, Isabel tendría que apegarse a un plan de pago que le representaría grandes sacrificios y austeridad. Y así fue, mes con mes tuvo que hacer un gran ajuste a sus finanzas personales hasta que, después de cerca de año y medio, logró salir adelante. Después de esta amarga experiencia Isabel está segura de una cosa: no volverá a caer en una situación de endeudamiento ¡jamás!

De acuerdo con datos compartidos por CONDUSEF, 7 de cada 10 personas no llevan un registro de sus ingresos y egresos. Por otro lado, en promedio, la deuda de los mexicanos asciende a los 140,000 pesos en gastos de tarjeta de crédito. Esto nos da una clara idea de la situación en la que una buena parte de la población de nuestro país vive debido a la poca información que existe en cuanto al buen manejo de las finanzas tanto personales como familiares.

Y ahora que hablamos de las finanzas ¿cuales son tus prácticas? Para saber que tan bien llevas tus finanzas, responde a las siguientes preguntas:

¿Llevas un control de ingresos y egresos mensual y lo actualizas regularmente?

¿Llevas un control de tus egresos variables y notas con que regularidad tienes gastos que no estaban contemplados?

¿Conoces los estados de cuenta de tus tarjetas de crédito y sabes en qué fechas hay que pagar cada una?

¿Sabes cual es el interés que pagas por tus gastos con tarjeta de crédito?

¿Cuentas con un fondo de ahorro?

Antes de hacer cualquier compra, ¿te preguntas si realmente necesitas ese producto?

Si respondiste sí a alguna de las preguntas, vas por buen camino. Lo ideal habría sido que respondieras “sí” a todas y cada una de ellas, ya que esto nos habría hablado de un muy buen manejo de tus finanzas personales. Sin embargo, nunca es tarde para empezar con un plan para el óptimo manejo de tus finanzas. Si ya estás en una situación de endeudamiento, no te preocupes, que como lo hizo Isabel, se puede llevar un programa “anti-endeudamiento” para poder salir de esto lo antes posible.

1. Para aplicar la primer estrategia debemos tener como primer dato la cantidad exacta de dinero que debes. Contempla solamente todos aquellos gastos en créditos cuyos intereses se estén acumulando. Empieza por las deudas más grandes y continúa con las deudas menores.

2. Uno de los factores más importantes y a los que hay que poner mayor atención son los intereses de las deudas que tienes. Esto es importante para poder priorizar a la hora de pagar tus deudas. Mientras más aportes a cada cuenta donde los intereses son muy altos, más rápido podrás liquidar esas deudas y destinar tus recursos al pago de otras deudas menores.

3. Cuando tienes las tarjetas de crédito a tope, se vuelve cada vez más difícil pagar una cantidad mayor al mínimo, lo entiendo, sin embargo, al hacer esto recibes solamente un beneficio, el mantener un buen historial crediticio en Buró de Crédito. Toma en cuenta que al hacer esto tardarás mucho tiempo en pagar tus deudas y los intereses de las mismas se irán acumulando y provocarán que puedas caer en un problema de sobreendeudamiento. Intenta pagar una cantidad mayor al mínimo especificado en el estado de cuenta. Esto te ayudará a saldar tus deudas más rápidamente.

4. Usa tus bonos, comisiones o cualquier cantidad de dinero que no contemplas en tus ingresos fijos para pagar la mayor parte de la deuda. Paga antes las deudas donde el pago de intereses sea mayor. Lo ideal sería que llevaras tus finanzas de manera ordenada y pudieras disfrutar de este ingreso para ahorro o mejor aún para no tener que recurrir a créditos personales, sin embargo, si tu situación ya es de sobreendeudamiento, este recurso te puede sacar de problemas y librarte de afectar tu historial crediticio en el Buró de Crédito.

5. Uno de los gastos que más saca de control tus finanzas son los egresos variables y una parte de ellos son los llamados “gastos hormiga”. Los gastos hormiga son todas las pequeñas cantidades de dinero que no tienes contempladas en tu gasto mensual. Los pagos a meses sin intereses, en algunos casos, pueden ser catalogados como gastos hormiga, ya que, cuando no pagas en tiempo la mensualidad de tu tarjeta con la que hiciste estas compras, se generan intereses que resultan en un cargo adicional a lo que tenías contemplado pagar.

6. Si ya tienes alguna cantidad de tus deudas en tarjetas de crédito pagadas, te recomiendo no volver a utilizarlas al menos por algún tiempo. En caso de ser muy necesario que las uses, antes de comprar con este método, pregúntate si realmente es una necesidad o solamente es un deseo.

7. Cuando notes que estás en una situación de deuda que se ha salido de control, lo más aconsejable es que acudas a tu banco o entidad financiera antes de caer en incumplimiento, o mejor aún, antes de caer en sobreendeudamiento. Si la situación en la que te encuentras no te permite solventar tus compromisos, intenta, comenta tu caso y pide un refinanciamiento. Las instituciones bancarias te apoyan en estas situaciones reestructurando tus deudas, dándote una tasa preferente, o hasta condonando algunos gastos o intereses.

Si tu, como Isabel, ya estas fuera de deudas ¡enhorabuena! Este es un buen momento para evitar volver a caer en la misma situación. Te aseguro que si sigues los siguientes consejos, puedes llevar una vida tranquila y fuera de estrés financiero.

● Conoce tus ingresos. Este es un factor clave para poder llevar tus finanzas personales de la mejor manera, ya que, cuando sabes exactamente cuánto recibes de manera regular, puedes limitar tu nivel de gastos.

● Lleva un registro de tus gastos. Te recomiendo llevar, a detalle, un récord de todos tus egresos fijos, y no solo eso, debes actualizarlos conforme se mueve la inflación de nuestro país. Los gastos fijos son todos aquellos pagos que haces mes con mes por los servicios de la luz, el agua, teléfono, transporte, pago por vivienda (renta o pago de crédito hipotecario) compra de alimentos y (muy importante) el pago de tus tarjetas de crédito y otros compromisos crediticios. Es muy importante que dentro de los gastos fijos tomes en cuenta los gastos familiares según el número de dependientes económicos que tengas.

● Limitate en tus egresos variables. Siempre es reconfortante darte tus gustos, comprar ese producto que tanto te gusta o comer en tu restaurante favorito, pero te recomiendo que para evitar gastar sin control en este tipo de gastos, figes una cantidad para tus gastos de esparcimiento.

● Pagos domiciliados. Si tienes pagos domiciliados o hiciste compras a meses sin intereses con tu tarjeta de crédito, contempla el pago de estas mensualidades dentro de tus egresos fijos. Recuerda que podrías estar pagando más dinero por estas compras debido al cobro de los intereses generados por no cumplir con el pago oportuno.

● Fondo de ahorro o emergencia. Nunca sabemos cuando tendremos alguna emergencia o saldrá algún gasto imprevisto, es por ello que lo más recomendable es que reserves parte de tus ingresos para un fondo especial. Por otro lado, cuando por ejemplo, salimos de vacaciones, podemos utilizar nuestro ahorro para evitar pagar todos los gastos derivados con tarjeta de crédito, lo cual podría volver a llevarte a una situación de endeudamiento. Recuerda que el ahorro no se trata de guardar lo que te sobra. Tal vez tardes más ahorrando para cumplir tus objetivos, pero estarás trabajando por obtener un mejor rendimiento de tus recursos.

● Por último, pero no menos importante, es tener en mente que lo más recomendable es no gastar más del 30% de tus ingresos netos. Este es no de los errores más comunes y que te pueden llevar a una situación de endeudamiento, y en el peor de los casos, afectar tu historial crediticio. El gastar de forma desmedida sin tomar en cuenta cuánto ganas y cuánto realmente puedes gastar es un reflejo de falta de conocimiento acerca de tus finanzas. Toma en cuenta tus ingresos, pero sobre todo, no gastes más de lo que recibes mes con mes.

El estrés (incluyendo el de tipo financiero) es una de las principales causas de enfermedades en nuestro país. De acuerdo con datos compartidos por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el 75% de los mexicanos sufre de algún tipo de estrés el cual se ve reflejado en su salud física, mental o emocional.

Una situación de endeudamiento provoca, evidentemente, estrés en tu vida diaria. Es por ello que te recomiendo mantener un buen control y balance de tus finanzas. No pongas en riesgo tu tranquilidad. ¡Cuida tus recursos y tu salud!

Si quieres leer más recomendaciones acerca del buen manejo de las finanzas personales, familiares o empresariales, entra a Bancompara.mx en donde encontrarás todos los consejos que necesitas para vivir una vida financiera saludable.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?