Entérate de las consecuencias.

Por fin reuniste la cantidad necesaria para renovar tu auto, tienes pensado hasta el color de esa camioneta que tanto soñaste y en donde viajarás con tu familia de manera cómoda y segura. Todo suena muy bien, pasar de un auto compacto a una mini-van es un gran salto, pero, ¿has evaluado todo lo que significa tener un crédito automotriz? ¿Has calculado la cantidad que tendrás que pagar mes con mes?, y si es así, ¿esta cantidad va de acuerdo con tus ingresos? Si ya estás listo para comprar tu auto o camioneta nueva, pero aún no has pensado en las repercusiones de la compra, en este artículo te voy a ayudar a prevenir en cuanto a las posibles complicaciones en caso de que no puedas cumplir con el compromiso de pagar tu crédito automotriz a tiempo.

Comenzaré compartiendo información acerca de los créditos en general y, por supuesto, te comentaré acerca de los créditos automotrices y sus características.

¿Que es un crédito?

Un crédito es una cantidad de dinero que alguna institución financiera o bancaria te otorga con la finalidad de que adquieras un bien raíz (en el caso del crédito hipotecario), un automóvil (crédito automotriz), remodeles tu hogar o renueves tus muebles (crédito personal), etc. Existen distintos tipos de crédito y esta diferencia radica en la cantidad a solicitar y el propósito de tu solicitud.

¿Cómo funciona un crédito automotriz?

Un crédito automotriz funciona como cualquier otro crédito. Es un préstamo por determinada cantidad que te otorga alguna entidad financiera con el propósito específico de adquirir un vehículo. Un crédito para la obtención de un auto es uno de los recursos más solicitados por todos aquellos clientes de las instituciones bancarias que quieren ver crecer su patrimonio con algún bien. Como en cualquier otro crédito, antes de la autorización de dicho crédito tienes que cumplir con ciertos requisitos impuestos por la financiera o institución bancaria.

● Uno de los requisitos para poder obtener tu crédito automotriz es el enganche. El enganche es un porcentaje del valor total del vehículo y que se toma en cuenta como pago inicial. Este varía dependiendo de la marca, tipo de vehículo u oferta de la agencia. En el caso del crédito automotriz, el enganche aproximado es del 20%.

● Otro requisito indispensable para la obtención de un vehículo por medio de un crédito automotriz es tu score en Buró de Crédito. La financiera revisará tu comportamiento crediticio y con base en este podrías ser, o no, sujeto de crédito.

Aunque el crédito o financiamiento automotriz es una de las maneras más comunes de obtener un vehículo, existen otras opciones que pueden ajustarse a tus necesidades, estas son algunas:

● Arrendamiento financiero o leasing: El leasing es recomendable en caso de que no tengas suficiente liquidez. Es ideal para las personas que gustan de estrenar auto cada dos o tres años. En esta modalidad los pagos mensuales son por concepto de arrendamiento y no así por la compra del vehículo.

● Autofinanciamiento: Este sistema funciona por medio de agrupaciones de personas con un mismo interés: adquirir un vehículo. Este financiamiento no es considerado un crédito, ya que el pago de las mensualidades comienza antes de la adquisición del vehículo.

● Préstamo personal: Este tipo de crédito es una opción más en caso de querer adquirir un automóvil. Este es un tipo de crédito muy práctico y de rápida respuesta. La tasa de interés en el caso de los créditos personales suele ser alta debido a que no se tiene ninguna garantía del pago a través de algún bien.

¿Puedes comprar un auto nuevo? Hablemos de tus finanzas

Antes de solicitar tu crédito automotriz debes tomar en cuenta la salud de tus finanzas. Para ello te hago las siguientes recomendaciones:

1. Revisa la liquidez de tus finanzas. La liquidez es la capacidad que tienes de solventar tus gastos y hacer frente a tus obligaciones. Para poder evaluar tu liquidez, te recomiendo hacer un balance de tus ingresos y tus egresos. Ten en mente que la cantidad que debes contemplar en tu balance es la de tu ingreso neto (después de pago de impuestos). En cuanto a los egresos, te recomiendo tomar en cuenta tanto los fijos como los variables. La cantidad que resulta de la diferencia entre tu ingreso y egreso te habla del nivel de liquidez con el que cuentas.

2. Haz una lista de los gastos que vienen con la adquisición de tu auto. Cuando compramos un auto, muy rara vez pensamos en los gastos que vienen después de la adquisición. Una vez que adquieres tu auto, debes contemplar gastos tales como el servicio del vehículo de manera periódica, el pago por el seguro del auto, y, dependiendo de la zona donde vivas, algún impuesto como el pago de tenencia y verificación.

3. Analiza si el auto que has elegido es lo que realmente necesitas. Dependiendo del tipo de vehiculo sera el costo de mismo y por consiguiente mayor será el crédito que deberás solicitar. Es por ello que te recomiendo evaluar si el compromiso de adquirir ese auto no representará para ti y tu familia tener un problema de endeudamiento.

Ahora bien, ya sabes de qué se tratan los financiamientos o créditos automotrices, qué requisitos debes cubrir para obtener uno y, después de haberte dado algunas recomendaciones, sabes que debes tener en cuenta también tus finanzas personales antes de tomar una decisión.

Es momento de hablar acerca de las consecuencias en caso de que ya hayas comprado un auto y no puedas con el compromiso de pago. Tal vez solamente estás un poco nervioso con respecto al incumplimiento de este tipo de crédito y quieres saber cuáles serán las repercusiones de esta situación. Cualquiera que sea la razón de tu interés, aquí te platico que podría pasar si no puedes pagar tu crédito a tiempo.

● La primera consecuencia en caso de no cumplir con tu pago de manera regular será el pago de intereses moratorios. Estos intereses dependen de la tasa que marca el contrato que firmaste con la financiera. En caso de que el incumplimiento se dé por un periodo más largo (meses acumulados de incumplimiento), la financiera podría quitarte el auto, sin embargo esto no es lo más común, ya que antes se te dan otras opciones para que puedas regularizar tu crédito.

● Otra consecuencia, y una bastante molesta, son las llamadas telefónicas con el propósito de recordarte acerca del atraso en las cuotas de tu financiamiento. Te recomiendo dos cosas: contesta y explica tu situación. Te recomiendo responder sus llamadas y explicar la situación a la que te enfrentas, esto demostrará tu disposición para saldar tu deuda. Una vez que expones tu situación, la entidad financiera podría condonarte algunos pagos o hacerte algunos descuentos (esto dependerá de las condiciones de cada crédito o financiamiento). Sin embargo, esto afectaría gravemente tu historial crediticio.

● Otro riesgo que se corre cuando estás en una situación desesperada de endeudamiento, es querer solicitar otro crédito para saldar el primero. Ten cuidado, esto podría llevarte a más deudas. Es mejor recurrir a la entidad con quien firmaste contrato y llegar a acuerdos.

● Un riesgo que se corre indirectamente para poder solventar este gasto es el recurrir a las empresas llamadas “reparadoras de crédito”. Estas empresas ofrecen resolver tu situación de sobreendeudamiento por medio de negociaciones con las entidades financieras y borrando tu historial en el Buró de Crédito ¡Cuidado! Algunas de estas empresas no están reguladas por la ley o supervisadas por el gobierno.

● Una de las consecuencias más graves y que podría perjudicar tus futuros planes de solicitar un crédito es la afectación a tu score en el Buró de Crédito. Cualquier incumplimiento provoca una baja en tu puntuación (o score). El score de tu historial crediticio es el resultado de tu comportamiento financiero al hacer uso de algún tipo de crédito. Dentro del Buró de Crédito, el historial crediticio da como resultado un score. Este es el resumen del historial en un número que va desde 400 y hasta 850 puntos, dependiendo de tu comportamiento crediticio de los últimos meses. ¡No permitas que esto afecte tus planes y los de tu familia!

Te recuerdo que todos los créditos que tienes se acumulan en tu historial, así que, a pesar de no haber incumplimiento en las cuotas mensuales, si tu crédito de vehículo suma junto con otros compromisos crediticios más del 30% de tu sueldo mensual neto, esto te afectaría en caso de querer solicitar un crédito más. Esto se debe a que las entidades financieras consideran que con más del 30% de tu sueldo comprometido en pagos de deudas, estarías en riesgo de sobreendeudamiento.

 

 

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?