Cuáles pasos seguir para refinanciar.

Así que te decidiste, al final, por una u otra razón, te has dado cuenta de que tu hipoteca actual no es para ti, y como todo en la vida, cuando algo no funciona lo mejor es cortar de tajo y por lo sano.

Así que, ya sea por que tu situación económica cambió o por que acertadamente has seguido los consejos de un servidor y te has encontrado con una mejor oferta del mercado, seguramente te estarás preguntando como hacerlo.

Por eso el día de hoy te daré los pasos que deberás llevar a cabo, así como uno que otro consejo para que todo el proceso salga bien.

Pasos para refinanciar una hipoteca

1. Analiza bien tus motivos y tus opciones

Como te he platicado en otras ocasiones, los motivos para un refinanciamiento hipotecario pueden ir desde el encontrar una mejor alternativa de crédito para ahorrar dinero hasta los temas financieros que no te permiten seguir cumpliendo con tu compromiso.

Si tu caso es el de ahorrar en el largo plazo, felicidades, es una de las decisiones mas acertadas que puedes tomar. Considera que una disminución en la tasa, por muy pequeña que parezca en el largo plazo, puede representar una cantidad muy importante de dinero.

Lo mismo pasa con el plazo; evidentemente, a mayor plazo, mayor será el importe por intereses que terminarás pagando, por lo que incluso con una misma tasa, si estás en posibilidad de aumentar tus pagos mensuales, una reducción de algunos años puede ser una muy buena noticia para tu bolsillo.

Ahora bien, si tu situación es un poco más tenebrosa y la intención de refinanciar tu hipoteca va mas por el lado de disminuir tus pagos mensuales, debes considerar algunas cuestiones importantes.

La primera es que el refinanciamiento conlleva un costo, en la mayoría de los casos comisiones del banco, así como gastos notariales y de trámites que deberás realizar, por lo que un primer paso sería prever esta necesidad de liquidez para evitar estrellarte contra la pared.

Del mismo modo, si tu alternativa es buscar un plazo más largo, la realidad es que terminarás pagando mucho más por tu casa.

Si aún así, de acuerdo con tu situación sigue siendo la mejor alternativa, busca compensar la extensión de plazo con conseguir una tasa menor, lo que en el largo plazo podrá mitigar un poco este aumento en pago de intereses.

Es importante que recuerdes que, para poder ser candidato a un refinanciamiento, especialmente con condiciones atractivas, es indispensable que mantengas una buena calificación en buró de crédito, por lo que no esperes a caer en atrasos en tus pagos.

En cuanto a las opciones, la natural para muchos podría ser acudir con la misma institución bancaria para ver qué te pueden ofrecer, sobre todo si has sido un cliente cumplido, sin embargo, creo que para una decisión de este tipo lo mejor es analizar el mayor número de alternativas posibles.

Mi recomendación sería que te acerques a Bancompara.mx, ellos pueden mostrarte las mejores opciones en el mercado y así evitarte la necesidad de hacer un tour por sucursales bancarias. Ellos son los mayores expertos en la materia y seguramente te podrán brindar la asesoría que requieras para tomar la mejor decisión.

2. ¿Qué me va a pedir el banco?

Una vez hayas elegido una alternativa que se adecúe a tus necesidades, el siguiente paso será cumplir con el proceso administrativo. No te preocupes, no es tan tedioso como podrías pensar y al final recuerda que ya pasaste por esto cuando solicitaste tu primera hipoteca, por lo que seguramente te resultará más sencillo.

En primer lugar, es importante que tengas la escritura de tu propiedad, donde se incluye tu hipoteca actual. Como sabes, la ratificación del notario y la inscripción de la escritura en el registro público es el acto que brinda certeza jurídica en este tipo de trámites.

También será necesario que te encuentres al corriente en agua y predial y te solicitarán una constancia de no adeudo tanto del Organismo Operador de Agua como del Ayuntamiento. Estos son trámites muy sencillos, aunque conllevan un costo.

Del mismo modo, tanto la institución bancaria como el notario llevarán a cabo avalúos, por un lado para comprobar que la casa es lo que se estableció en la escritura y por otro para verificar la ubicación catastral incluyendo límites y colindancias. Recuerda que el avalúo que realiza el banco también tiene un costo para ti, aunque “aquí entre nos” te recomiendo verificar con tu ejecutivo si existe la posibilidad de que te lo condonen.

Es importante que en caso de que hayas hecho alguna modificación a la propiedad, lo notifiques, especialmente en cuanto a ampliaciones, ya que las mismas deberán ser registradas por el notario y por el catastro municipal.

Como parte del proceso y como te lo puedes imaginar, la institución bancaria te solicitará tus datos generales, identificación oficial, comprobante de domicilio, CURP, RFC, la firma de una autorización para consultar tu buró de crédito y algunas referencias.

Con esto, el banco creará tu expediente crediticio para proceder a realizar la solicitud y posterior autorización del crédito.

3. Autorización

Una vez que tu ejecutivo tenga la respuesta del área de crédito de la institución estará en posibilidad de ofrecerte una tasa de interés, plazo y demás condiciones del crédito.

Recuerda solicitar que te expliquen todos los gastos asociados, incluyendo seguros, gastos notariales, y cualquier otro para que puedas proveerlo y no te agarren las prisas.

Una vez que aceptes la propuesta del banco deberás firmar un contrato de crédito, así como, generalmente, abrir una cuenta en la misma institución para depositar los pagos.

Un punto importante que deberás considerar es que en muchas ocasiones puedes obtener mejores condiciones si cambias tu cuenta de nómina o abres una cuenta de ahorro con un saldo considerable.

Otra buena alternativa puede ser que, si consideras que después de la propuesta de crédito la tasa no es lo suficientemente buena, puedes optar por realizar una solicitud mancomunada con tu esposa o esposo, lo cual puede resultar en una oferta con mejores condiciones de crédito. Esto se debe a que el banco considerará los ingresos de ambos al momento de analizar la capacidad de pago para el crédito.

4. Formalización

Una vez que el banco ha autorizado el crédito y has acordado las condiciones con ellos, el siguiente paso es formalizar ante un notario público.

En este momento te será necesario solicitar a tu banco actual una carta donde establezcan cuan es el monto total requerido para liquidar el crédito. Con esta información el banco que te está otorgando la nueva hipoteca tendrá la información necesaria para realizar la transferencia de fondos y liquidar tu hipoteca actual.

Es importante que verifiques, tanto con tu nuevo banco como con la notaria, la vigencia de dicha carta, ya que la vigencia depende de tus fechas de corte y si el trámite de tu nueva hipoteca excede de este plazo será necesario solicitar el documento nuevamente. Esto se debe a que en la fecha de corte de tu crédito se generan los intereses correspondientes a ese mes y estos podrían ocasionar que el monto total a liquidar se vea modificado.

En el documento que ratificará el notario se debe incluir la cancelación de la hipoteca actual, así como la inscripción del nuevo gravamen originado por tu nuevo crédito.

Toda esta información se transmite al Registro Público de la Propiedad, quienes son los encargados de vincular toda la información jurídica y crediticia de tu inmueble.

El proceso de registro puede llegar a tomar hasta 3 meses, por lo que deberás ser paciente, de cualquier forma, una vez que el notario ha dado fe de los actos realizados, es suficiente para que la nueva institución bancaria libere los recursos del crédito.

Como puedes ver, es un trámite en el cual en gran medida serán las instituciones bancarias quienes te apoyen, por lo que, aunque pueda parecer muy complicado, recuerda que es el pan de cada día para ellos y no deberías tener ningún problema al realizarlo.

Platícale todas tus dudas al ejecutivo bancario y trata de mantener comunicación constante con él, en especial en lo que respecta al estatus y tiempo del proceso, igualmente puede ser una muy buena idea que una vez que el banco te notifique la notaría en la que se llevará a cabo la formalización, te acerques con ellos para cualquier otra inquietud que tengas.

Espero que esta información te sea de utilidad ahora que estás pensando en refinanciar tu hipoteca, y recuerda que como te lo he mencionado anteriormente, el refinanciamiento es una herramienta de mucho poder para lograr mejorar tus finanzas personales y familiares.

No temas tomar decisiones de este tipo, pero no lo hagas a la ligera; como te he recomendado, compara y haz números, aveces los sentimientos, las circunstancias o el estrés nos pueden invitar a tomar decisiones precipitadas, sin embargo, la recomendación siempre es que te dejes guiar por hechos y por información concreta y real. Toma el tiempo necesario y verás que tu decisión será la mejor.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?