Es como elegir pareja: la importancia de una buena tarjeta de crédito.

¿Hiciste una llamada telefónica a tu banco y preguntaste cuánto es lo que tu tarjeta de crédito te cobra de interés mensual?

Alarmado, y al mismo tiempo inquieto por haber encontrado el motivo por el cual el monto de tu saldo no ha dejado de subir a pesar de los pagos que has realizado, visitas el sitio www.banxico.org.mx/tarjetascat/ y encuentras que existen otras tarjetas que te ofrecen el mismo tipo de línea de crédito pero con un CAT menor.

Es hora de cambiar de tarjeta de crédito, de tener otras opciones y ver qué es lo que ofrecen. Seguramente en el mar de ofertas que existen habrá una tarjeta que sea para ti, que sea compatible con tu estilo de vida y que entre los costos y las ventajas resultes beneficiado.

¿Qué es lo que deberías observar para elegir otra tarjeta de crédito?

El CAT

Gracias a una reforma a la ley en materia de créditos impulsada a mediados de los 90’s, el gobierno solicita a las instituciones financieras expresar el costo de sus servicios y productos financieros mediante el Costo Anual Total (CAT). Recuerda que el CAT es el porcentaje total que te cobran los bancos, que incluye la tasa de interés y los recargos o comisiones en caso de atrasos en los pagos. Este dato te ayuda a comparar de forma muy sencilla cuáles son las tarjetas y sus costos.

Los beneficios

Todos los beneficios de las tarjetas de crédito vienen acompañadas de costos, para hacer una comparativa de los beneficios que te ofrecen algunas tarjetas de crédito sobre otras puedes buscar en Google con el título: Comparador de Tarjetas de Crédito y, del listado de opciones que aparecen, visita varios de los sitios para que conozcas cuáles son los beneficios y requisitos que tienen las diferentes tarjetas. Los comparadores te dan un resumen de los principales beneficios y requisitos desplegados en un tabla, en donde están otras tarjetas que pueden ser interesantes para tí.

Reportes en el Buró

No solo nosotros como consumidores de servicios financieros estamos en el buró de crédito con nuestro historial, hace algunos años el gobierno diseñó un reporte en el que también hay más de 3,000 empresas financieras.

Visita https://www.buro.gob.mx/ para que revises cuál es el comportamiento de la entidad financiera con la que quieres abrir una nueva tarjeta de crédito. En este sitio están los reportes de las faltas más comunes que tienen las instituciones financieras, por lo que revisarlo puede ayudar a saber cuales son las quejas más comunes de los clientes actuales de una institución.

Anualidad

La anualidad es una cuota que varios bancos cobran por la administración de tu línea de crédito.

¿Sabías que tu banco tiene la obligación de devolverte parte de tu anualidad si cancelas tu tarjeta antes de cumplir el año que pagaste? Es decir, si tu anualidad te la cobran en Marzo de cada año, y tú cancelas tu tarjeta en Junio, el banco debe reembolsarte la parte proporcional de lo que reste del año, que ya no ocuparás tu tarjeta.

Tus ingresos

Recuerda que muchas tarjetas tienen requisitos específicos sobre los ingresos que debes tener para poder otorgar una tarjeta de crédito de algún tipo. Por ejemplo, regularmente, las tarjetas con fines de mercado las clasifican en básicas, clásicas, oro, platino, black, titanium, etc., conforme sus nombres son de metales raros, intentan invocar estatus o exclusividad y por consiguiente sus requisitos sobre los ingresos suelen ser más altos.

Muchas tarjetas te aprobarán más allá de los ingresos que tengas, pero aquí es donde tiene que entrar en juego tu filtro personal, ¿necesito realmente esta tarjeta y, sobre todo, esta línea de crédito? Siempre ten en cuenta que una línea de crédito no debe ser mayor al 30% de los ingresos que tengas o incluso mucho menos que eso. Mi recomendación es tener un límite de crédito del 20% solamente.

Tu estilo de vida

Las tarjetas también han modificado sus estrategias para conquistar a diferentes grupos de mercado, por ejemplo, para aquellos cuyo amor a su equipo de fútbol significa algo más que sólo ver los partidos por televisión, existen tarjetas de crédito con el logotipo de su equipo y con beneficios específicos para ellos. Y así con otros grupos, como tarjetas especiales para mujeres, para aquellos que les gusta acumular millas, para aquellos que les gustan los beneficios a través de puntos que después pueden canjear por productos en un catálogo de recompensas, o los que prefieren descuentos en cadenas de hoteles, etc.

Normalmente estas tarjetas son mucho más caras que el resto, por lo que antes del amor a la playera de tu equipo, verifica si es una tarjeta que tiene los beneficios que espera y sobre todo a qué costo sería.

Tu historial crediticio

El historial crediticio que lleves con tu tarjeta actual tendrá gran peso para la velocidad en la aprobación de tu nueva tarjeta y la línea de crédito que te puedan otorgar. Si has sido cumplido con tus pagos, no has tenido atrasos y generalmente pagas mucho más del mínimo o los saldos completos, es probable que no tengas problema para la obtención de una nueva tarjeta de crédito.

Antes de solicitar una nueva tarjeta

Tener tu saldo en ceros

Para poder cancelar la tarjeta que ya no quieres puedes hacer dos cosas:

  1. Liquidar el saldo total que tienes en la tarjeta y pedir la cancelación.
  2. Trasladar el saldo que tienes en esta tarjeta a la nueva tarjeta y cuando la primera se encuentre en ceros, pedir la cancelación.

Al trasladar el saldo de una tarjeta a otra puedes tener mayores beneficios, como son:

A. Disminuir la tasa de interés. Normalmente una ventaja que te ofrecen las nuevas tarjetas es tener una tasa de interés preferencial, para poder liquidar más fácilmente la deuda que absorbieron de tu antigua tarjeta de crédito.

B. Tener un mejor plazo para el pago. Ya sea que el plazo que tengas se incremente pero con monto más pequeños o disminuya con montos afectados con una menor tasa de interés. Cualquier camino que te acomode mejor para que puedas pagar cómodamente y termines pronto con ese saldo.

C. Consolidar en una sola tarjeta todas tus deudas. Si son varias tarjetas las que piensas dar de baja para tener una sola que te permita ver el total de tu deuda, es una gran idea para administrar mejor el monto que debes, en lugar de tenerlo esparcido.

Antes de que pidas una nueva tarjeta, con una buena relación entre los beneficios que buscas y sus costos, da de baja la tarjeta que tienes actualmente.Tener varias tarjetas activas al mismo tiempo pudiera parecer un beneficio y una comodidad, pero al mismo tiempo es un riesgo, ya que utilizarlas te dejará con la preocupación de no sólo liquidar una deuda sencilla, sino también de tener una doble.

Intentar cancelar una tarjeta podría traerte beneficios

Cuando hayas tomado la decisión de cambiar de tarjeta tienes que realizar una llamada a tu banco para corroborar que la tarjeta que vas a cancelar tiene el saldo en ceros y decir que tienes el deseo de cancelarla. Este es un momento decisivo para ti; el operador que haya respondido tu llamada sólo tiene un objetivo: que no canceles tu tarjeta, y hará todo lo posible para que no lo hagas, incluso puede ser que te pase con otro ejecutivo que volverá a hacer el intento. En algunos casos, dependiendo del tipo de cliente que seas y el historial que tengas con tu tarjeta, el banco intentará incluso ofrecerte beneficios que no tenías antes, todo con el solo propósito de no perderte. Este como te decía es un momento importante, por que incluso los nuevos beneficios prometidos podrían ser mejores que los de la tarjeta que estás contemplando.

No termines con más tarjetas de las que necesitas

Si terminas convencido de no cancelar la tarjeta que tienes actualmente, espero que en este punto no hayas dado de alta una nueva tarjeta. Recuerda que tener una mayor línea de crédito hace que tengas la posibilidad de caer en una deuda mayor, por lo que antes de dar el paso de cambiar una tarjeta por otra, primero hay que dar de baja la que tienes.

Siempre busca tener el número de tarjetas que se adapten a tu capacidad de crédito; tener muchas tarjetas también requiere de mayores recursos para su administración, tienes que ocupar más de tu tiempo para estar siempre al pendiente de sus distintas fechas de corte y de los saldos que tienes con cada una, lo que en momento puede incrementar el riesgo de dejar pasar alguna fecha límite de pago y por consiguiente tener que cargar con recargos o intereses moratorios.

La pregunta final que te dejo sería, ¿realmente necesito de una nueva tarjeta de crédito? La respuesta a esto sólo la tienes tú.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?