Vive cerca de tu trabajo sin que te cueste un riñón.

Posted by Luis Antonio Moreno on 13/03/19 12:08 PM

Vivir en la Ciudad de México no es fácil, tampoco es barato, pero la recompensa vale la pena.

Si yo te contara que hay una ciudad en la que las mañanas son frías, al medio día hace un calor sofocante y en las tardes puede haber un diluvio; en la que, en medio del día, te enfrentas a manifestaciones, calles mal señalizadas y que además es tan grande que te puedes perder en sus avenidas y aparecer medio siglo después; una ciudad que es ruidosa, contaminada, en la que puedes pasar media vida sentado frente a un volante; en la que, sin embargo, no todo es malo, porque tiene una de las ofertas culturales y de espectáculos más ricas de mundo, y que es probable que los mejores empleos de México se ofrezcan allí; si yo te contara que esa ciudad existe, tal vez no me creerías, pero sí existe y es la Ciudad de México; me encanta vivir aquí.

Vivir en la Ciudad de México no es fácil, tampoco es barato, pero la recompensa vale la pena. Aquí viven cerca de nueve millones de personas y a eso hay que agregarle una importante cantidad de los que residen en el Estado de México, pero que trabajan en la Ciudad y pasan más tiempo aquí que en sus hogares.

Justo a este punto quería llegar. La Ciudad de México ofrece una serie de retos que hay que sortear para sobrevivir en ella. Muchas personas pasan varias horas diariamente en traslados entre su casa y el lugar donde trabajan.

Esto se debe a que, en el pasado, en la década de los noventa aproximadamente, el Gobierno implementó una política de vivienda que fuera digna y decorosa, pero fuera de la ciudad. Esto tuvo como consecuencia la creación de grandes conjuntos habitacionales alrededor de la Ciudad de México, que no ofrecían trabajos atractivos para la gente que ahí vivía, ni vías de comunicación o transporte eficaz y seguro. Por tanto, estos conjuntos habitacionales están ahora dislocados de la ciudad y provocan que el tránsito de las personas sea masivo.

La gran mayoría de las personas que compraron casa en esas zonas aledañas a la ciudad, lo hicieron motivadas por la ilusión de tener una vida más tranquila y segura, y también por los precios, que eran mucho más bajos comparados con los de la ciudad. Pues, como mencioné, vivir en la Ciudad de México no es barato, sin embargo, vivir fuera de la ciudad no es ni tranquilo, ni seguro y tampoco es lo barato que parecía. Vivir lejos del trabajo tiene una serie de costos implícitos que muchas veces no se toman en cuenta a la hora de elegir dónde vivir.

Algunos de estos gastos son el costo de comer fuera de casa y los riesgos en la salud que esto implica. El estrés que genera este ritmo de vida y además:

  • Si tienes coche: gasolina, mantenimiento y desgaste del automóvil, pensión, estacionamiento o parquímetro;
  • Si no tienes coche: el costo del transporte público y el tiempo que se pasa en él, multiplicado por el número de personas que hacen uso de este servicio.

Hay que agregar que la casa fuera de la ciudad tiene una plusvalía baja, por tanto, el dinero que se invirtió ahí hubiera sido más productivo en otro lado.

¿Por qué es caro vivir en la Ciudad de México?

Hay una disociación entre lo que pueden pagar los compradores y el tipo de vivienda que se está construyendo. Me explico, la mayoría de las personas por su capacidad de compra buscan vivienda por debajo de los 2 millones de pesos, pero las casas nuevas se comercializan por arriba de ese precio. Esto no es culpa de las constructoras, la verdad es que construir un departamento o casa por debajo de los 2 millones de pesos en la capital es un muy difícil debido a las estrictas normas de construcción vigentes.

Por ejemplo; el hecho de que los códigos de construcción no permitan que se edifiquen torres residenciales más altas, crea una carencia artificial del suelo para construcción, encareciendo el valor de las unidades. Además, las construcciones más pequeñas que permite la norma son de 45 metros cuadrados, lo que restringe la construcción de departamentos para personas que viven solas. Bastaría con actualizar estas normas a las necesidades actuales de las personas para que se pudiera ver otro tipo de edificaciones más asequibles.

Vivir en la Ciudad de México.

Si, es más caro, pero tienes acceso a una infraestructura muy desarrollada que te permitirá elevar tu calidad de vida, además el año pasado la plusvalía habitacional de Ciudad de México fue de 12.9 por ciento, en promedio, de acuerdo con datos del sitio inmobiliario Propiedades.com Por tanto, si lo vemos como inversión, podemos decir que es atractiva, pero más allá de eso, el mejor lugar para vivir es cerca de tu trabajo. No obstante, hay colonias que por diferentes características son muy apetecidas por los habitantes de la capital del país.

¿Cuáles son estas características que hacen de una colonia la mejor para vivir?

  • Los servicios: el abastecimiento de agua no es problema, no tendrás que acarrear agua o perseguir pipas pidiendo encarecidamente te den un poco de agua para poder bañarte.
  • Contratar servicios como luz, teléfono, televisión por cable y satelital e incluso internet inalámbrico será muy fácil.
  • Acceso a transporte público: tendrás a menos de cinco minutos alguna de estas opciones: metro, metrobús, autobuses, taxis (tradicionales o por aplicación), bicicletas e incluso scooter.
  • Atractiva vida cultural y nocturna.

Aquí te comparto una breve lista con las colonias que considero son las más atractivas para comprar casa de acuerdo con las características que mencioné arriba, dividida por zonas de la ciudad, sin que sea una lista de menos a más necesariamente.

Colonias al sur de la ciudad.

Si ya tienes familia y tus hijos son pequeños te recomiendo las colonias, Narvarte, Del Valle, Nápoles y Álamos. Su ubicación es excelente, cerca del WTC, Roma, Condesa y sur de la ciudad. Los accesos al transporte público son vastos. Tiene una amplia oferta de plazas comerciales, establecimientos de entretenimiento y comida, sin que afecten la vida familiar.

Más al sur está la colonia Portales, la cual ha ganado popularidad en los últimos años por su acceso a la línea 2 del metro que conecta el centro de la ciudad con Coyoacán. También está cerca de la colonia Del Valle, Nápoles y Centro.

Copilco es una buena opción si estudias en la UNAM o simplemente te gusta más el ambiente del sur. Al estar cerca de CU, tienes a la mano establecimientos, comercios, supermercados, bares, restaurantes, además, acceso a la oferta cultural que pone a disposición la universidad con precios muy bajos. También está muy cerca de Coyoacán y podrás visitar sus múltiples puntos turísticos y empaparte de su vida cultural sin pagar los altos precios de vivir ahí.

Otras alternativas al sur de la ciudad son las colonias San Pedro de los Pinos, Nochebuena y Mixcoac, estas colonias son buena opción si no quieres alejarte mucho del centro. Pueden parecer colonias muy caras por las zonas vecinas, pero encontrarás buenos precios con un poco de dedicación. Estas colonias están cerca de Pedregal, que es un oasis, su oferta artística es sin igual, con galerías que seducen la pupila, además, cuando te internas en la colonia, algo ocurre, pues los sonidos de la ciudad desaparecen.

Colonias al poniente de la ciudad.

Polanco es una de las zonas más bonitas de la ciudad, la oferta de trabajos es muy atractiva, pues hay muchos corporativos que están allí instalados. Te permite caminar por sus amplias banquetas y hermosos parques, pero es muy cara. Si quieres disfrutar de todo eso ahorrando un poco de dinero (sólo un poco, ¿eh?, no creas que será mucho), las colonias Anzures, Granada, Ampliación Granada e Irrigación, que ahora se conoce como Nuevo Polanco, pueden ser buena opción. Otras alternativas más asequibles son Legaría, Pensil, San Joaquín Argentina Poniente, Argentina Antigua, México Nuevo, aunque estas últimas son colonias populares tendrás cercanía con el Periférico Norte, Toreo Parque Central, Metro Cuatro Caminos y Metro San Joaquín.

Centro sur de la ciudad.

La joya de la corona de la Ciudad de México, en mi opinión, sigue siendo el corredor Roma – Condesa, si eres soltero, vivir aquí es un paraíso. La oferta de vida nocturna es más que suficiente, pero no sólo eso, este corredor se ha convertido en un espacio donde conviven jóvenes creativos e innovadores. Caminar por esta colonia es un deleite por su eclecticismo arquitectónico y sus parques que invitan al disfrute de la vida. Si te dedicas a temas digitales y creativos está zona es fantástica, pero es cara. Algunas opciones que te quedan muy cerca y no son tan costosas son: Tacubaya, Escandón e incluso la Doctores. Estás colonias te darán un ambiente más tradicional, tranquilo y familiar.

Centro de la ciudad.

Una revalorización del centro de la ciudad le ha dado una nueva ola de popularidad y demanda a las colonias aledañas. Colonias como Santa María la Ribera, San Rafael y Tabacalera son una buena opción por su ubicación, historia y cultura. Podrías ser vecino del Museo Universitario del Chopo, del famoso kiosco de Santa María la Ribera y de la casa del mítico arquitecto Antonio Rivas Mercado, quien construyó la columna del Ángel de la independencia. Además, tendrás acceso a vías de comunicación como Av. de los Insurgentes, el metro Buenavista, la estación de tren suburbano, el metro Normal y metro San Cosme.

La colonia Juárez es una opción que se ha hecho popular en los últimos tiempos. Los precios están aumentando, pero tendrás muy cerca el Paseo de la Reforma, además de bares en tendencia y teatros. Camina por sus calles y disfruta de los palacetes, vestigios del porfiriato que se amalgama con la vida moderna de la ciudad.

Si bien las colonias que mencionaré a continuación no son tan bonitas o seguras como otras en esta lista, sí tienen precios más asequibles. La colonia Guerrero y Obrera, me parecen buenas opciones sobre todo como inversión, creo que en un futuro no muy lejano serán revaluadas por su ubicación. Se encuentran cerca del Centro Histórico, la Roma, Condesa, avenidas como Reforma e Insurgentes y tienen acceso a líneas del metro y Metrobús; y ni hablar de sus buenas opciones gastronómicas, bares de mucha tradición, restaurantes y museos.

Oriente de la ciudad.

Esta es la zona más abandonada de la ciudad, y es difícil destacar una colonia, sin embargo, creo que Jardín Balbuena es lo más rescatable. Esta colonia es vecina del Palacio de los Deportes y del Foro Sol. En los últimos años ha sido impulsada su restauración, lo que le ha dado mayor seguridad y actividades recreativas. Si viajas frecuentemente, esta colonia está cerca del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Norte de la ciudad.

Muy cerca de la Basílica de Guadalupe y del Instituto Politécnico Nacional unidad Zacatenco, se encuentran las colonias Lindavista, Guadalupe Tepeyac, Industrial y Estrella. Esta zona está cercada por hospitales públicos y privados. Encontrar centros comerciales y bares no será problema. Tiene fácil acceso a las líneas 6 y 3 del metro y línea 1 y 7 del metrobús. Además, no tardas más de 20 minutos en llegar a Reforma y 25 minutos al centro de la ciudad.

¿Alguna más?

Estas son las mejores ubicaciones para vivir en la Ciudad de México desde mi punto de vista. Me podrán decir, ¿y Santa Fe? Tengo mis dudas, pero no se puede negar que tiene una oferta laboral muy interesante. De cualquier forma, preferiría vivir en Toluca o Metepec.

El mercado inmobiliario en la Ciudad de México es muy grande, hay para prácticamente todos los gustos y necesidades, no necesariamente para todos los presupuestos. Pero no olvides que los beneficios de vivir cerca de tu trabajo son muchos, y toma en cuenta esto a la hora de elegir el lugar donde vivirás.

Topics: Mejora tus Finanzas Personales