Cómo hacer una lista de propósitos financieros

Al igual que podemos hacernos el propósito este año de bajar de peso o iniciar el curso de finanzas que nunca hemos tenido tiempo de tomar, o terminar ese libro que tenemos ya como sujeta puerta de nuestra habitación, una lista de propósitos financieros debe ser única para ti y debe contener los temas que son prioritarios relacionados con tus finanzas personales; por lo que una lista de alguien más no será la mejor lista para ti.

Cómo hacer una lista de propósitos financieros

Una de las cosas que debe contener tu lista es que debe estar creada con propósitos realistas que puedas llegar a cumplir. El propósito de: “Vivir libre de deudas”, es sin duda un magnífico propósito, pero puede ser que no lo alcances en el corto plazo si, por ejemplo, sigues pagando tu casa o tu auto. Pero el propósito de adelantar al menos 3 mensualidades de la hipoteca o el pago del auto, puede ser uno más realista, que puedes llegar a cumplir en un periodo, digamos, de 6 meses a un año.

Se claro

Estos propósitos deben poderse expresar en frases cortas y claras, para que, en su momento, si por alguna razón no estuvieras cerca de la lista, sepas a lo que te referías en el propósito seleccionado.

Corto, mediano y largo plazo

Los propósitos se pueden clasificar en corto, mediano y largo plazo; puedes iniciar tu lista de propósitos en el corto plazo y al irlos cumpliendo te llevarán a aquellos que están clasificados en mediano plazo, que también al cumplirlos te llevarán a tus objetivos de largo plazo. Un objetivo de corto plazo, por ejemplo, puede ser terminar de pagar el saldo de tu tarjeta de crédito, lo que puede llevarte a uno de mediano plazo que puede ser que el monto que pagabas mensualmente ahora lo utilizarás para un ahorro, el cual puede llevarte a un objetivo de largo plazo que puede ser conseguir tu independencia financiera.

¿Cuántos?

No existe un número definido de propósitos, la lista puede ser tan larga o corta como tú quieras, lo más importante es que al cumplirla te puedas encontrar en una situación diferente a la actual.

No hay tampoco necesidad de un orden secuencial, esto significa que no forzosamente para hacer el punto 3 del listado hayas tenido que realizar el punto 2; incluso, se podrían realizar al mismo tiempo (aunque cabe destacar que un listado secuencial puede ayudar a no sentirte abrumado si es que la lista es muy larga, es decir, no sentirás que te puedes hundir entre tantos puntos al querer realizarlos todos al mismo tiempo). Entonces, el listado te permitirá ir realizando paso a paso los propósitos para poder llevar, por ejemplo, el saldo de tu tarjeta de crédito a ceros.

Revisa tu plan

Pasado el tiempo, regresa al listado que hiciste y evalúa, ¿qué tanto del listado has podido cumplir?, ¿habría algo que ajustar, poner más fácil de alcanzar o definir mejor? Este momento sirve para eso, para hacer las mejoras necesarias y hacer los cambios necesarios para llegar al objetivo.

Se flexible

Si tu listado contemplaba ciertas condiciones en las cuáles no te encuentras más, puedes hacer ajustes de tal forma que, por ejemplo, si tenías un presupuesto de ahorro e inversión determinado sobre un porcentaje de tus ingresos, pero éste cambió por alguna promoción que hayas tenido, puedes incrementar el porcentaje, de tal forma que el ahorro que hagas sea mayor.

Una de las grandes lecciones en finanzas personales que recibí de mis padres, es que, al tener mejores ingresos con el paso del tiempo, lo que ellos hacían era mantener el estilo de vida actual y ahorrar lo que estaban recibiendo adicional, lo que producía que sus ahorros se incrementaran aún más, lo que les sirvió para otras etapas de su vida. También, otra estrategia es utilizar esos extras para poder hacer aportaciones adicionales al pago de tus deudas.

¿Y cuando hayas cumplido con tus propósitos?

Cuando hayas revisado tu lista y descubierto que has cumplido los propósitos que planteaste para el periodo elegido, vuelve a establecer un nuevo listado con otros propósitos financieros, ya sean continuación de los propósitos anteriores o unos completamente nuevos, acordes a tu realidad.

Aunque las listas de otros no necesariamente son las mejores listas para uno. Aquí hay algunas sugerencias de 12 propósitos que el sitio de la CONDUSEF sugiere.

1 NO MÁS DEUDAS:

Trata de liquidar todas tus deudas para que los préstamos que tengas no sean incrementados por los intereses que te cobran.

2 ¡HAZLO CRECER!

Invierte tu dinero en instrumentos de inversión como CETES, puedes visitar la página de www.cetesdirecto.com para que conozcas una forma sencilla de ahorrar y de que tu dinero no pierda valor a través del tiempo. También puedes buscar otros sitios como las empresas de crowdfunding o las empresas que ofrecen fondos de inversión que te permiten ahorrar e invertir al mismo tiempo con rendimientos superiores a la inflación.

3 REESTRUCTURA TUS DEUDAS:

Si tienes deudas por pagar y que están siendo muy pesadas para cubrir, puedes renegociarlas antes de que caigas en mora, tengas alguna penalización o haya recargos que pagar y te encuentres en una peor situación. Todos los bancos están dispuestos a negociar contigo y a apoyar, antes de perder el dinero que te han prestado.

4 HAZ ALGO POR TU RETIRO:

Siempre piensa en el largo plazo y abona a tu cuenta de ahorro para el retiro de forma independiente a lo que estás ahorrando actualmente, o abre un instrumento con una institución financiera, que sea sólo con este fin. La ley te permite retirar después de los 65 años todos tus ahorros con una opción de deducción de impuestos para que no te quiten tanto como si tomaras el ahorro o tus rendimientos en este momento.

5 ASEGURA TU BIENESTAR Y EL DE TUS SERES QUERIDOS:

Cuando contratas un seguro estás protegiendo tu patrimonio y estás previniendo gastos imprevistos que podrían descapitalizarte. Los imprevistos siempre pueden suceder, por lo general en el tema de la salud y los bienes, donde están invertidos la mayoría de tus recursos.

6 PRESUPUESTA TUS COMPRAS:

Realiza un presupuesto de tus gastos (teléfono, renta, tarjeta de crédito, etc.) para que tengas una buena administración de tus recursos y, sobre todo, puedas establecer un monto para el ahorro y el pago de deudas. Las compras que planeas con anticipación y a las cuáles les asignas un monto que respetas, siempre te dejarán en una mejor posición que aquellas que no planeas.

7 RECORTA GASTOS, SOBRE TODO LOS HORMIGA:

Los gastos hormiga son los pequeños gastos que hacemos y que nos parecen tan pequeños que no ponemos atención a ellos. Todos los gastos que hagas deben ser registrados, por insignificantes que parezcan. Te darás cuenta de que pueden llegar a ser hasta un 15% de tus ingresos. Debes recortar aquellos que no sean necesarios, para que veas una mejoría en tus finanzas.

8 DI SÍ AL HÁBITO DEL AHORRO:

Ahorra. No importa cuanto sea tu posibilidad de ahorrar, éste será el mejor propósito que puedes tener, es una forma de reservar tus recursos para atender emergencias o un gasto inesperado. La recomendación, si es que en algún momento quieres alcanzar una independencia financiera (recibir del rendimiento de tus recursos sin tener que hacer una actividad más, como trabajar), es reservar un monto de 30% de tu sueldo por un periodo de 40 años, y mientras lo ahorras mantenerlo en un fondo de inversión que te brinde un rendimiento superior a la inflación. Cuando hayas finalizado tu ahorro, los rendimientos que te brinde éste te serán suficientes para mantener el nivel de gastos que tengas.

9 ADMINISTRA TUS RECURSOS:

Establece un parámetro entre tus gastos y tus ingresos, de forma tal que no gastes nunca de más o que vivas pidiendo prestado para poder salir adelante, es muy difícil en ocasiones, cuando ya estamos acostumbrados a un estilo de vida determinado, dejar de hacer cosas que nos gustan, pero es necesario si no quieres encontrarte en problemas financieros en poco tiempo.

10 DE LA MODA LO QUE TE ACOMODA:

Siempre existe algo que nos llama mucho la atención, tanto en ropa, como en artículos electrónicos, pero evalúa si realmente esto que quieres comprar es algo que necesitas. En cuestión de ropa, crea un guardarropa inteligente, este puede ser la compra de pocas prendas que puedas combinar de forma que puedas crear atuendos distintos sin necesidad de comprar mucho. Respecto a los gadgets, revisa qué tanto cambiaría tu vida con el aparato que quieres comprar y si en realidad lo necesitas, generalmente descubrirás que la “necesidad” que tienes, la resuelves actualmente con otro aparato.

11 NO TE EMBARQUES:

No adquieras deudas que no podrás pagar. Antes de solicitar un préstamo, evalúa los gastos que tendrás que recortar para llegar al monto que necesitas pagar y revisa que realmente esto sea posible.

12 NI MUY MUY, NI TAN TAN:

Después de tantos sacrificios y si has logrado una meta de ahorro, con algún dinero extra date un gusto, compra lo que tanto hayas deseado en este periodo y disfrútalo, dicen que las cosas que compramos y que nos han costado algo de esfuerzo saben mejor que aquellas que adquirimos sin mucho problema.

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?